Dos sujetos identificados como presuntos distribuidores de drogas fueron detenidos por elementos de la Policía Estatal, en posesión de más de un kilogramo de “cristal”. Se trata de Israel y Arturo, de 23 y 59 años de edad, quienes presumiblemente distribuían los narcóticos utilizando un auto de alquiler.
Fue personal de inteligencia quien logró conocer los pormenores del auto en el cual se desplazaban y en el que pretendían instalar un punto de operaciones de venta de droga en el fraccionamiento Casa Blanca, por lo que incrementaron la vigilancia en la zona.
Eso hizo posible que en determinado momento, los oficiales detectaran en circulación un taxi, el cual se desplazaba a exceso de velocidad sobre la avenida Mariano Hidalgo y que coincidía con las características anteriormente descritas, por lo que se abocaron solicitándole a su conductor que detuviera su marcha, sin embargo, lejos de atender la indicación, los sospechosos pretendieron escapar de la autoridad, iniciando de esa manera una persecución que concluyó en la avenida Siglo XXI, donde finalmente lograron interceptarlos.
Tras solicitarles a los ahora detenidos que descendieran del auto, éstos fueron sometidos a una revisión preventiva, siendo además cuestionados sobre su destino, cayendo así en varias contradicciones.
Los policías, al revisar el interior del taxi, detectaron en la parte posterior del vehículo, dos envoltorios con un peso aproximado de 490 gramos cada uno, así como un paquete envuelto con cinta canela, cuyo peso alcanzó los 180 gramos, siendo su contenido sustancia granulada.
Finalmente, tanto Arturo como Israel, fueron detenidos y puestos a disposición del agente del Ministerio Público del fuero federal en la Delegación estatal de la PGR.