El IMSS realiza una investigación para establecer un nuevo protocolo de revisión de las mujeres que permita detectar el Virus del Papiloma Humano -causante de cáncer cervicouterino- a nivel celular, es decir, 3 o 5 años antes de que se desarrolle la enfermedad.

El objetivo es mejorar la prevención y el diagnóstico del cáncer de cuello uterino y reducir la mortalidad que causa entre las mujeres mexicanas, señaló en un comunicado Patricia Guerra, directora de Fundación IMSS.

En el estudio se utilizarán 5 mil pruebas de biología molecular que la Fundación Aliados por la Salud donó a Fundación IMSS y que sirven para identificar los 14 genotipos de mayor riesgo asociados a cáncer cervicouterino.

Las pruebas son de última generación, tienen un costo equivalente a 6 millones 153 mil 616 pesos y cuentan con el aval de la Organización Mundial de la Salud.

Su uso fue autorizado por el Comité Nacional de Cáncer de la Mujer, el cual está conformado por expertos del área de diversas instituciones de salud y académicas, así como de la sociedad civil.

En México, el cáncer del cuello uterino es la segunda causa de muerte por cáncer en la mujer, por lo que incidir en esta enfermedad es una prioridad para el Seguro Social, aseguró Patricia Guerra.

El virus del papiloma humano se asocia con más del 99 por ciento de las lesiones de alto riesgo del cuello uterino.

Patricia Piña Sánchez, adscrita a la Unidad de Investigación Médica en Enfermedades Oncológicas del IMSS, lleva a cabo estudios para identificar las infecciones y lesiones causadas por el virus del papiloma humano que preceden a la aparición del cáncer cervicouterino.