César Daniel Martínez Cisneros
Agencia Reforma

La Organización Internacional para las Migraciones (OIM) ha detectado rutas marítimas de tráfico de personas en México, una de ellas va de Guatemala a Oaxaca, otra de Cuba a Yucatán, y una más por las costas de Veracruz, así como cruces a Estados Unidos del lado de California.

«En las rutas del Pacífico, antes totalmente terrestres, las personas migrantes y las redes de traficantes en lugar de cruzar por tierra, lo están tratando de hacer por mar, ello desde Puerto Ocós, Guatemala, hasta Playas de Tijuana, Baja California», se documentó en el informe «Mar adentro: migrantes y náufragos en el mar».

La organización detalló que en el Pacífico las rutas más visibles van de Ocós a Mazatlán, Sinaloa, y Paredón, en Chiapas, pero también hacia Salina Cruz, Oaxaca.

«A la llegada a Salina Cruz, las personas se mueven vía terrestre», explicó.

En el Caribe, la ruta va de la parte más cercana de la isla de Cuba hacia Isla Mujeres y Cancún, pero también de Belice a Chetumal.

En el caso de la frontera norte, en la zona de Tijuana, Baja California, se reconoce el uso de las rutas marítimas desde varios años atrás y el poco registro de casos.

«Se usan frecuentemente yates, jet-skis y balsas», indica el informe.

«Aunque aún no se conoce del todo en qué parte de San Diego ingresan a Estados Unidos, es cercano a Playas de Tijuana donde ocurre el tráfico ilícito de migrantes, ligado al tráfico de drogas, sobre todo en Popotla y Ensenada».

El texto también pone en la mira al Golfo de México, donde afirma que Veracruz se ha convertido en los últimos 20 años en paso obligado dentro de la ruta que siguen las personas migrantes que viajan del sur hacia el norte.

«Su importancia radica en que por su condición portuaria puede ser un espacio para la entrada vía marítima de personas que tienen la intención de cruzar a Estados Unidos por la frontera de Brownsville o McAllen, Texas», explica.

Así, en el Golfo avanzan por Veracruz, de Coatzacoalcos a Catemaco, y luego al puente de Alvarado.

«Si bien, el fenómeno de la migración irregular y el tráfico ilícito de personas migrantes no es o no se trata de una serie de eventos a nivel masivo, su exigencia y permanencia a lo largo del tiempo, indica que en algunas regiones se realiza de manera intermitente, invisibilidad y con relativo éxito», alertó la OIM.

¡Participa con tu opinión!