Martha Martínez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-En el marco de la pandemia por Covid-19, el Instituto Mexicano del Seguro Social (IMSS) aplicó 5.7 millones de vacunas menos del esquema universal a pesar de que ésta fue considerada una actividad esencial, informó la Auditoría Superior de la Federación (ASF).
«Aunque la vacunación se consideró una actividad esencial en todas las unidades médicas, la reducción de la afluencia afectó de manera considerable la vacunación en todo el País, con una variación negativa de 5.7 millones de dosis aplicadas entre 2019 y 2020», indicó.
El informe de la revisión de la Cuenta Pública 2020 entregado a la Cámara de Diputados advierte que en 2019 el IMSS aplicó más de 28 millones 815 mil dosis a 23 millones 909 mil personas, mientras que en 2020 se aplicaron a 23 millones 117 mil y beneficiaron a más de 22 millones 226 mil personas.
De acuerdo con el órgano fiscalizador, la antipoliomielítica es la vacuna que más reducción registra. En 2019, el Instituto adquirió 5 millones 960 mil vacunas que fueron aplicadas a 3 millones 49 mil personas, pero en 2020, las dosis ascendieron a un millón 707 mil, las cuales fueron suministradas a 3 millones 43 mil personas.
Le sigue la vacuna contra el tétano y la difteria, ya que entre 2019 y 2020, el número de dosis adquiridas se redujo en un millón 476 mil a 391 mil 752 .
Otras vacunas que descendieron en términos de dosis y de población inmunizada son la antirrábica, DPT (difteria, tosferina y tétanos), BCG (tuberculosis meníngea), antihepatitis B y antineumocócica conjugada. En contraste, las que muestran un aumento son las de la antiinfluenza y la triple viral.
La ASF indicó que el Programa Anual de Adquisiciones, Arrendamientos y Servicios (PAAAS) del IMSS para 2020 fue modificado sin una justificación de por medio, lo que derivó en un mayor gasto, a pesar de que se adquirió un menor número de dosis.