Montserrat Peñaloza
Agencia Reforma

OTUMBA, Edomex.- La vida perruna también da muchas vueltas.
Canes que habían sido entrenados en Estados Unidos para detectar drogas y bombas fueron reciclados en México. Y es que las cárceles en el Estado de México se cuecen aparte: necesitaban que los perros olfatearan algo más: teléfonos y equipos electrónicos. Poca cosa.
Para combatir a los extorsionadores que operan desde prisión era necesario meterle más colmillo que ellos. Algo así como aventarles al equipo SWAT en cuatro patas.
Y todo porque la tecnología probada para bloquear las señales de celulares no ha tenido tan buenos resultados. Era el turno de los sabuesos.
El grupo canino, bautizado como K9 Penitenciario, comenzó a operar con 11 integrantes en 2020 y a la fecha ya suma 18 perros de la raza Pastor Alemán que presumen mil 611 teléfonos móviles incautados. Nada mal.
Los lomitos están capacitados para detectar los componentes de un celular como litio, polímeros y metales, sin olvidar sus orígenes, también detectan cinco tipos de drogas.
«Titán», «Muñeco» y «Rambo» son algunos de los lomitos que demuestran que son de armas tomar y que ni las prisiones mexicanos los amedrentan. Total, una buena cena de croquetas los espera al final de la jornada.