Mario López 
Agencia Reforma

CDMX.- Este año, el sector industrial registró un incremento de hasta 20 por ciento en las incidencias y fallas de suministro eléctrico, de acuerdo con el Centro de Investigaciones en Energía Eléctrica del grupo Tecnologías Unidas Complet.

«A pesar de que la calidad de la energía eléctrica mejoró comparado con años anteriores, el País está en una zona con clima tropical, con lluvias y no nos salvamos de variaciones de voltaje, descargas y otras incidencias en el flujo.

«Estas interrupciones de suministro ponen en riesgo los equipos de datos, seguridad y telecomunicaciones, así como maquinaria e instalaciones que requieren protección para un buen desempeño», afirmó Bernardo Fernández, director general de la empresa.

Expuso que se han detectado mayores incidencias sobre todo en los estados del norte, con un incremento de hasta 20 por ciento en entidades como Sonora y Chihuahua.

Añadió que otro factor que generó riesgos en la red eléctrica este año fue la congestión en la red de transmisión, que provocó que el Sistema Eléctrico Nacional haya llegado a operar en estados de alerta o emergencia, sobre todo en Yucatán y Baja California.

La protección eléctrica se ha convertido en una necesidad para la industria, debido a los altos costos que significaría parar las líneas de producción o que los equipos se descompongan por una descarga eléctrica o variación de voltaje, agregó el directivo en un comunicado.

Explicó que el mercado de protección eléctrica -que incluye reguladores de voltaje, No Breaks y UPS para el sector residencial, empresas e industria- tiene un valor de 2 mil millones de dólares anuales en México.

Tecnologías Unidas Complet tiene una participación en el segmento de No Breaks de 17 por ciento y en UPS de 11 por ciento.

Fernández expuso que las distorsiones o variaciones de voltaje y otras incidencias tiene que ver también con otros factores, como las energías renovables solar o eólica que son intermitentes.

Las autoridades, señaló, han dicho que de manera general, la tensión y frecuencia del SEN están la mayor parte del tiempo operando dentro de la banda de calidad establecida en el Código de Red.

Sin embargo, con el incremento de la generación renovable en el SEN, entre otros factores, es necesario mantener el monitoreo constante para identificar cualquier variable que impacte en la frecuencia y calidad del suministro.

De acuerdo con datos oficiales, la capacidad instalada del SEN al cierre del año 2016 fue de 73 mil 510 megawatts, de los cuales 71.2 por ciento fueron por centrales eléctricas convencionales y el restante 28.8 por ciento por centrales limpias, como solar y eólica, así como hidroeléctrica y geotérmica, entre otras.

¡Participa con tu opinión!