Verónica Gascón
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El programa «Tandas para el Bienestar» presentó debilidades y falta de control en la selección de beneficiarios, seguimiento y supervisión en la entrega de recursos, advirtió la Auditoría Superior de la Federación (ASF).
Es uno de los 30 programas prioritarios del Gobierno, el cual busca apoyar a la población sin acceso a los servicios que ofrece el sector financiero tradicional para iniciar un negocio o consolidar uno existente.
Este programa cuenta con dos modalidades: apoyos para los egresados del programa «Jóvenes Construyendo el Futuro» y la de Consolidación, para personas que tienen un micronegocio.
La ASF tomó una muestra de 2 mil 294 millones de pesos ejercidos por la Secretaría de Economía (SE) en 2020, con cargo a la partida 43301 «subsidios para la inversión», del programa «Microcréditos para el Bienestar».
«La SE no acreditó los criterios ni los elementos que se consideraron para determinar que los montos de los apoyos económicos (6 mil, 10 mil, 15 mil y 20 mil pesos) que se establecieron en las Reglas de Operación del programa fueron los adecuados para cubrir las necesidades de los beneficiarios y que contribuyeron al inicio y consolidación de los micronegocios beneficiados», advirtió la Auditoría.
Dijo que la SE no estableció mecanismos de control y seguimiento que le permitieran asegurar que todos los expedientes electrónicos contaran con la documentación para comprobar que las personas beneficiarias cumplieran con los criterios de elegibilidad y requisitos para acceder al apoyo financiero en el ejercicio 2020.

¡Participa con tu opinión!