Alfredo González 
Agencia Reforma

El prellenado de la declaración anual de impuestos del 2020, que elabora el Servicio de Administración Tributaria (SAT) para personas físicas, muestra errores o inconsistencias en ingresos y deducciones que los contribuyentes deberán revisar, advirtió Roberto Mendoza, de la consultora KPMG México.

Señaló que hay casos en los que el SAT carga a los contribuyentes ingresos que nunca percibieron por los que se les fincan créditos fiscales, por lo que deberá haber cautela más aun cuando se trate de personas físicas con actividad empresarial.

“Este prellenado puede ser, o una gran virtud o un gran dolor de cabeza”, anticipó al atribuir en parte a estos problemas que el SAT otorgara una prórroga de un mes más a los contribuyentes para presentar hasta el 31 de mayo su declaración.

Otra inconsistencia detectada en el prellenado es cuando deja de considerar algunas deducciones a las que tiene derecho el contribuyente sobre los impuestos a pagar.

“Por ejemplo, hay errores en cantidades que provienen de ingresos por plataformas digitales, las que contienen ingresos que no necesariamente el contribuyente ha estado facturando”.

Cristian Nazael García Olalde, delegado de la Procuraduría para la Defensa del Contribuyente (Prodecon), llamó a los contribuyentes a verificar que no haya inconsistencias en el prellenado en los visores de nómina y de deducciones.

“Deben verificar que no les aparezcan Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDIs) de ingresos que no reconocen porque es una de las problemáticas más graves que hemos visto desde el año pasado y lo que va del actual”.

Indicó que han llegado a la delegación de la Prodecon casos de personas físicas que al revisar el visor de nómina encuentran que una empresa que desconocen les está timbrando facturas de nómina.

“En la Prodecon podemos proceder al trámite para la cancelación de esos CFDIs”.

Mendoza consideró que la prórroga que concedió el SAT para la declaración servirá para corregir algunos de estos errores en el prellenado.

Este plazo adicional también obedece a que la autoridad está consciente de que muchos contribuyentes están impedidos para declarar porque tienen vencida desde hace más de un año su firma electrónica (e-firma), que es requisito para cumplir con esta obligación.

Para renovar la e-firma cuando su vencimiento tiene más de un año, el contribuyente debe hacerlo en forma presencial, lo que requiere obtener una cita ante el SAT, cuya disponibilidad bajó a raíz de la pandemia.

Anticipó que los contribuyentes deberán estar atentos también de verificar los datos que el SAT incluya en el prellenado.

“Es muy usual que como asalariado, el contribuyente verifique que en efecto están incluidos en el prellenado de la declaración que elabora el SAT los gastos que considera que son deducibles, pues usualmente no carga colegiaturas o gastos funerarios”.