Rolando Herrera
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Fideicomiso del Sistema de Protección Social en Salud (FSPSS), que opera el Instituto de Salud para el Bienestar (Insabi) bajo la nueva denominación de Fondo de Salud para el Bienestar, tiene deficiencias en sus reglas de operación y en el sistema para gestionar las intervenciones quirúrgicas, señaló la Auditoría Superior de la Federación (ASF).
Estas deficiencias, consideró, hacen que el FSPSS no cumpla con el objetivo que fue planteado desde su creación en 2004 y que es constituirse en un mecanismo ágil y transparente para apoyar a los beneficiarios del programa que requieren servicios médicos de alta especialidad; a las unidades hospitalarias que proporcionaran esos servicios, y a las entidades federativas para el desarrollo de infraestructura.
En la auditoría 174-DS, la ASF identificó deficiencias en el diseño de las reglas de operación del fideicomiso, así como en los datos contenidos en los sistemas informáticos del Insabi, referentes a las intervenciones validadas, autorizadas y pagadas.
“(Además de) la carencia de indicadores y parámetros para valorar la oportunidad con que se financiaron las intervenciones, y la falta de vigilancia del cumplimiento de los fines del fideicomiso y de los recursos fideicomitidos.
“Por lo que no se acreditó en qué medida, en la aplicación de recursos para apoyar económicamente a los beneficiarios del Sistema de Protección Social en Salud que padecieron enfermedades que implicaron gastos catastróficos, el fideicomiso fue un mecanismo ágil y transparente, que fue el objeto establecido en el contrato respectivo”, señaló.