Vigilantes voluntarios tuvieron que pedir apoyo de la policía

Vigilantes voluntarios detectaron a cazadores furtivos en el Bosque de Cobos al poniente del municipio de Aguascalientes, pero inspectores de la Profepa los dejaron solos al no acudir a atender el reporte de los sospechosos, denunció el integrante del Comité de Vigilancia Ambiental Subcuenca Cobos-Parga-San Francisco, Luis Miguel Vázquez Sánchez, quien lamentó que no haya un acompañamiento en acciones en que se pone en riesgo la integridad de ambientalistas, así como para efectuar los procedimientos de denuncia correspondientes.
Los hechos ocurrieron el pasado lunes 26 de diciembre al filo de las tres de la tarde, en que se escucharon detonaciones, y se detectó un grupo de diez hombres con uniforme tipo militar que portaban tres escopetas.
Ante la negativa de apoyo de la Profepa, se solicitó al apoyo al grupo táctico de la Policía Preventiva de municipio de Aguascalientes. Estos se entrevistaron con los presuntos cazadores quienes reconocieron que iban de caza, aunque no fueron asegurados porque no se encontraron ejemplares muertos y sus armas estaban registradas con los permisos correspondientes, explicó.
“Se observaron maniobras reconocibles para copar especies pero cuando ya se aseguran a las personas con apoyo de seguridad pública no se encuentra ninguna pieza de cacería, hicieron reconocimiento verbal de que se hicieron los disparos”.
Vázquez Sánchez advirtió que la región de Cobos no cuenta con autorización de la Secretaría del Medio Ambiente y Recursos Naturales como Unidad de Manejo Ambiental o Rancho Cinegético, pero se encuentran diversas especies silvestres como venado cola blanca, linces, tejones, coyotes, aves, y más de 100 invertebrados.
Señaló que lamentablemente la Procuraduría Federal de Protección al Ambiente trabaja con poco personal, y horarios de oficina, por lo que si algo sucede en la noche sólo queda el respaldo de seguridad pública.
“Que realmente respalden la acción de ciudadanos, que estamos comprometidos, que no nos dejen solos, ser aliados para tener una visión de qué pasa en las zonas, finalmente, lo que estamos haciendo es combatir los delitos ambientales, en apoyo a instituciones que tienen recursos humanos, económicos y materiales”, demandó.
Dijo que los guardias ambientales voluntarios no portan armas, y se ven en desventaja ante personas armadas, por lo que resulta frustrante que se apliquen tiempo y recursos en auxilio a la labor de las dependencias ambientales, sin que ofrezcan el respaldo a estas acciones.

¡Participa con tu opinión!