Sonia del Valle
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO 31-Ene .- Los estudiantes mexicanos no perciben que el éxito esté en sus manos, mientras que en la mayoría de los países los estudiantes saben que su éxito depende de su esfuerzo y desempeño académico, aseguró Andreas Schleicher, director de Educación de la Organización para la Cooperación y el Desarrollo Económico (OCDE).
“Les hicimos a los estudiantes una pregunta, ¿de qué depende tu éxito en matemáticas? La mayoría respondió que tiene que ver con tener o no talento y cómo no nacieron genios, pues deben estudiar otra cosa.
“Esa misma pregunta se las hicimos a los estudiantes de China y Singapur, y 9 de cada 10 respondió que su éxito depende de estudiar mucho y que además confían en que sus maestros les ayuden a tener mucho éxito”.
El especialista señaló que los estudiantes mexicanos, en promedio, al concluir la educación básica, no consideran que estudiar mucho o apoyarse en sus maestros es una fórmula para tener éxito.
“¿Por qué esta diferencia? Porque en el caso de China y Singapur no hay tolerancia para el fracaso en el sistema educativo, se espera que cada estudiantes salga bien y cuando los estudiantes tienen dificultades, el sistema educativo redobla sus esfuerzos para que pueda tener éxito”, expresó.
Schleicher, quien habló sobre los resultados de la prueba PISA, consideró que apoyar a los estudiantes para que todos crean que son capaces de tener éxito y que éste depende de sí mismos, es una fórmula para mejorar la calidad de la educación.
Uno de los problemas de los sistemas educativos que impide a los estudiantes tener éxito académico, dijo, es la reprobación, que en el caso de México sigue siendo alta del 16 por ciento cuando en los países con mejores desempeños educativos no llega ni al 5 por ciento.
Lo anterior, aclaró, no significa que haya una aprobación automática, pero la reprobación, le enseña a los estudiantes que no son buenos para estudiar o no pueden tener éxito; cuando debería haber un sistema de apoyo escolar para los estudiantes rezagados, para que todos tengan éxito.
El director de Educación de la OCDE señaló que la pieza clave para la transformación de la educación son los maestros.
Los maestros requieren tener retroalimentación, mejores ambientes de trabajo y el Gobierno requiere invertir más recursos en su formación y desarrollo profesional.
“La calidad de los sistemas educativos no puede exceder a la calidad de sus maestros.
“Cómo atraemos a los mejores a las escuelas, y cómo se desarrollan de mejor manera los maestros, y se les provee de mejores ambientes escolares, con liderazgo escolar, para mejorar lo aprendizajes de los alumnos”, afirmó.