Con el propósito de detectar oportunamente a personas sospechosas de COVID-19, reducir la mortalidad y las cadenas de contagio, el IMSS cuenta con Módulos de Atención Respiratoria en las Unidades de Medicina Familiar.
Con esta estrategia se identifican de forma temprana síntomas asociados como fiebre, dolor de cabeza y garganta, tos seca y dificultad para respirar, y con ello iniciar un tratamiento médico.
A los pacientes que resulten positivos y puedan seguir el tratamiento en su domicilio se les prescribe un kit que incluye medicamentos, un díptico que indica los cuidados a seguir, cubrebocas, y en algunos casos oxímetro de pulso para monitorear el nivel de oxigenación, la cual debe mantenerse por arriba de 90.
Hay módulos que funcionan de lunes a viernes de 8:00 a 20:00 horas, pero a corto plazo se mantendrán abiertos las 24 horas del día, los siete días de la semana.
Para ubicar el más cercano al domicilio del derechohabiente, las personas pueden ingresar a la página en internet www.imss.gob.mx/marss, llamar al número gratuito 800 2222 668 de Orientación Médica; otra opción es Locatel, en la entidad.
Médicos y enfermeras capacitados reciben a las personas e identifican los síntomas en forma temprana; a través de una prueba rápida se confirma si son positivos para iniciar tratamiento a los pacientes, a quienes se les da seguimiento a distancia al igual que a sus contactos.
“Cuando se identifican casos graves se envían al hospital general que les corresponde”, señaló el coordinador de atención médica en la entidad, Dr. Gerardo Peláez.
Al acudir a estos módulos ubicados en la entrada de las Unidades de Medicina Familiar, se evita que las personas vayan a los consultorios y haya contagio de pacientes que esperan consulta.