La pretensión del Cabildo por incrementar las tarifas de operación de la Policía Comercial, encargada de resguardar establecimientos y centros comerciales en la ciudad, podría repercutir severamente en la vigilancia de los clientes, luego de que algunos negocios pudieran optar por suspender ese tipo de servicios.

El presidente de Canaco, Humberto Martínez Guerra, precisó que en consecuencia estarán solicitando al Municipio de la capital sea reconsiderada la iniciativa, al estimar exagerado el incremento.

Actualmente, el H. Cabildo tiene en la mira la discusión de un posible ajuste en la contratación del servicio de parte de la Policía Comercial perteneciente a la SSPM, que será presentado de manera oficial la próxima semana.

Por ello, a decir del líder de la Cámara Nacional del Comercio, estarán al pendiente de la resolución final de las autoridades, para que en caso de resultar perjudicados, al menos puedan tener acceso a un descuento.

Martínez Guerra pidió no desvirtuar la operación de la Policía Comercial, que se encarga de llevar a cabo la vigilancia de los visitantes a centros comerciales o cualquier establecimiento resguardado y no meramente a las tiendas.

Incluso, consideró que la vigilancia a esos lugares debería ser permanente independientemente de que si los comerciantes la contratan o no, a consecuencia de que son zonas de gran afluencia de personas.

“Si los establecimientos hacen una contribución, pues que sea simbólica, que no exageren en los costos. Estamos pidiendo que nos hagan un descuento porque en principio no tendríamos por qué pagar, al ser zonas de interés público que deben de contar con la vigilancia y seguridad municipal”, concluyó.