Selene Velasco
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-La clave contra el Covid-19 en escuelas es la adecuada ventilación.
Sin embargo, en la escuela de Angélica se ve difícil lograrla, pues su salón carece de algo básico como ventanas que puedan abrirse.
Ella estudia la primaria en la Alcaldía Iztapalapa y, cuando sus padres supieron de la vuelta a los salones, no dudaron en enviarla, aunque a dos semanas de esto dijeron que están preocupados.
La niña, de 9 años, les contó que las ventanas seguían selladas, como antes de la pandemia. En tanto, la puerta se deja abierta, pero no todo el tiempo, pues tanto a los estudiantes como a los profesores les da frío, explicaron los padres.
“Queríamos que superara tanto ella como nosotros el miedo, que no se limite y aprenda a cuidarse, pero no sé si sirva si se expone tanto a otros que podrían tener el virus”, contó su madre, Alicia Pérez.
Especialistas en salud como Jessica González de la Universidad La Salle; Alejandro Cano, del Instituto Tecnológico de Massachusetts y Alfonso Vallejos, de la UNAM, coinciden en que para evitar brotes en escuelas la prioridad debe ser mejorar la ventilación y protección de vías aéreas de profesores y alumnos.
Aunque la pandemia de Covid-19, su desarrollo y efectos en menores todavía se estudia a nivel mundial y en la CDMX, estudios internacionales han detectado que si bien los menores tienen menor riesgo de enfermar y morir por el coronavirus, no están exentos y a la vez, los adultos en las escuelas representan un mayor riesgo de provocar un brote.
En Australia, un estudio de la revista científica The Lancet Child & Adolescent Health señaló que el 60 por ciento de contagios reportados en escuelas eran del personal. En escuelas de Canadá, en 3 de cada 4 salones la ventilación fue deficiente según pruebas de docentes, padres de familia y especialistas.
“Se comprobó que en escuelas donde se instalaron purificadores de aire hubo tres a cuatro veces menos contagios que en las que no los tenían”, explicó Cano.
Los especialistas advierten que el virus puede ser respirado por varias personas si el sellado del cubrebocas es deficiente y el riesgo de enfermar se incrementa según el tiempo de exposición al mismo aire que permanece flotando en sitios cerrados.
Para el regreso a las aulas, en algunas escuelas se entregaron cajas con limpiadores, cloro, jabón líquido y en polvo, además de jergas y 5 litros de gel antibacterial.
Los expertos consideran que los insumos ayudan a mantener la higiene, pero son insuficientes; lo que se requiere son ventiladores y filtros, aunque reconocen que autoridades no lo han tomado como prioridad.
“Este virus se transmite mucho más por vía aérea que por contacto, entonces estos paquetes que brindan seguramente es buena para tener higiene, sí podría en cierto punto podría disminuir el contagio, pero si no están bien ventilados, con pocos alumnos distanciados, va a haber brotes de casos de Covid en esas escuelas”, indica Vallejos.