Jonathan Compton
Agencia Reforma

GUADALAJARA, Jalisco.-Mano dura. El Gobierno de Jalisco se ha colocado a la cabeza entre los estados que han adoptado las medidas más drásticas ante la emergencia sanitaria por el nuevo coronavirus.
Desde el 19 de abril, previo a la entrada de la Fase 3 en el País, el Gobernador Enrique Alfaro anunció el reforzamiento de las acciones de contención, con el carácter obligatorio del uso de cubrebocas, así como sanciones económicas y arrestos administrativos en caso de incumplir con la regla “Quédate en Casa”.
“La fuerza pública tendrá la encomienda de hacerlas cumplir. No es justo que quienes sí están acatando estas medidas, paguen por quienes no lo hacen. Está en juego la vida de todos. El mensaje es claro, por el bien de todos, tolerancia cero”, manifestó el Mandatario, advirtiendo que la ciudadanía había relajado el seguimiento a las recomendaciones durante el periodo vacacional.
Hasta ayer, Jalisco registraba 304 casos positivos por Covid-19 y 20 defunciones, con una tasa de 0.75 contagios activos por cada 100 mil habitantes, la tercera más baja a nivel nacional.
Tras iniciar con las polémicas restricciones, se han registrado más de un centenar de detenciones de personas en el Estado por su incumplimiento.
Luego que el Gobierno Federal delegó facultades para que cada Entidad establezca sus lineamientos, otros seis han replicado la política de detenciones para personas que salgan a la calle para cuestiones no indispensables: Sonora, Quintana Roo, Tamaulipas, Michoacán, Baja California Sur y Aguascalientes, donde incluso se conformó una “Guardia Sanitaria”.
En Yucatán determinaron la imposición de multas hasta para personas que muestren síntomas, mientras que en Chihuahua se determinó que sólo puede ir una persona por vehículo particular en circulación.
En Nayarit apenas se emitió la orden para evitar el uso de parques y jardines y se obligó al transporte público a reducir su capacidad al 50 por ciento y en Sinaloa sólo se han reforzado filtros sanitarios y se ha redoblado la vigilancia en las calles para evitar concentraciones, sin sanciones específicas.
En Nuevo León apenas se decretó que será forzoso el uso del cubrebocas en supermercados, en Querétaro y Veracruz sigue siendo un exhorto, mientras que en Guanajuato, Tabasco, Oaxaca, Coahuila, Puebla, Morelos, Durango y Tamaulipas debe de portarse en todo momento, al estar en la vía pública.
Mientras, en Guerrero y Chiapas, las acciones han sido más moderadas y únicamente se ha vigilado el funcionamiento de la actividad comercial esencial.
Las más afectadas por la epidemia, la Ciudad de México -con 2 mil 815 positivos y 251 decesos- y el Estado de México -con mil 593 y 82 muertes- apenas anunciaron la limitación de servicios de transporte, la obligatoriedad del programa “No Circula”, así como multas para los comercios que no cumplan con las restricciones.
Las disposiciones en Jalisco generaron controversia por posibles violaciones a derechos humanos y actos de corrupción o abuso por parte de policías que vigilarán el cumplimiento.
Las medidas han sido criticadas por asociaciones civiles, como el Centro de Justicia para la Paz y el Desarrollo (CEPAD) porque se incurren en excesos policiales y se violan garantías constitucionales.

> En serio
Sólo unos cuantos estados han aplicado arrestos por no usar cubrebocas o salidas no primordiales.
Jalisco
Sonora
Quintana Roo
Tamaulipas
Michoacán
Baja California Sur
Aguascalientes