Foto: Google Maps
Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- A pesar de que la vía del tren en Michoacán fue liberada el domingo, la central carboeléctrica de Petacalco, en Guerrero, no operará en el corto plazo debido al daño que sufrieron los equipos que dejaron de generar energía por primera vez en 28 años.
La falta de combustóleo por el bloqueo y previamente la cancelación del contrato de su combustible primario, el carbón, dejaron inactiva esta central prioritaria para cubrir la demanda de electricidad en el sur del País.
Su reactivación implicará dar mantenimiento a mecheros, calderas y precipitadores dañados por el uso de combustóleo, con un costo de entre 10 y 15 millones de dólares por unidad, según cálculos de expertos.
Víctor Ramírez, integrante de la Plataforma México, Clima y Energía, aseguró que al cambiar el uso de carbón por combustóleo, los equipo se dañaron y su reparación llevará tiempo, por lo que no se espera una recuperación inmediata de la generación.
La consecuencia en el corto plazo es falta de energía en el sur y centro del País en un momento clave porque comienza el periodo de mantenimiento de otras centrales, aseguró Casiopea Ramírez, analista de Fresh Energy Consulting.
Inaugurada en noviembre de 1993, Petacalco es la segunda central más importante con capacidad de 2 mil 778 megawatts.
Con información de Mayela Córdoba

Los daños
Efectos que según Kansas City, operadora de la vía Morelia-Lázaro Cárdenas, dejó el bloqueo de 112 días por parte de la CNTE:

784 trenes dejaron de circular
– Equivalen a 235 mil 200 tráileres

4 millones 312 mil toneladas de productos no se transportaron
33 mil 600 contenedores intermodales no llegaron a su destino
330 familias de KCSM resultaron afectadas en Michoacán.
Fuente: KCSM