En un esfuerzo conjunto, el Registro Civil del Estado, el Sistema para la Protección Integral de Niñas, Niños y Adolescentes (Sipinna), y la asociación civil Brazos Unidos con Fronteras Hermanas, lograron restituirle su derecho a la identidad a una menor de 16 años que nació en Estados Unidos de América, hija de padres mexicanos, que no contaba con documentación que acreditara su existencia en este país.
La directora general del Registro Civil, Carmen Lucía Franco Ruiz Esparza, destacó que gracias a esta labor conjunta se logró tramitar su acta de nacimiento, lo cual no sólo le otorga personalidad y certeza jurídica, sino que le da acceso a los diferentes servicios que otorga el Estado a la población para su desarrollo integral.
Explicó que el trámite de su acta de inserción de nacimiento, que es un documento equivalente a un acta de nacimiento que se entrega a los hijos de padres mexicanos nacidos en el extranjero, se logró a través del acceso a un sistema norteamericano, mediante el cual se pueden validar datos en línea, sin necesidad de viajar al vecino país del norte.
Por su parte, la secretaria ejecutiva del Sipinna Aguascalientes, Adriana Jurado Valadez, detalló que el primer contacto con esta joven fue a través de la Casa del Adolescente, en donde se le acogió y brindó la orientación y acompañamiento necesarios para que pudiera lograr su inscripción en el Registro Civil del Estado.
Comentó que el caso de esta menor es muy significativo, ya que esperó 15 años para poder regularizar su situación civil, lapso en el que tuvo que enfrentar una serie de vicisitudes, pues al no contar con una identidad oficial se encontraba en una condición de vulnerabilidad que le impedía gozar de sus derechos como mexicana.
Asimismo, destacó la importancia de dotar de personalidad a los menores de edad, toda vez que la Ley General de Derechos de Niñas, Niños y Adolescentes señala que la identidad es uno de los derechos prioritarios a los que deben tener acceso, por lo que, enfatizó, “resultaba imperdonable que esta joven no existiera para las autoridades de nuestro país”.
Los directivos de Brazos Unidos contribuyeron a realizar el trámite y a que se hiciera la corrección de los errores que de origen tenía la documentación norteamericana de la menor, a fin de que posteriormente se procediera a su validación en el Registro Civil y con ello el reconocimiento de su identidad como ciudadana mexicana.