Piden las autoridades sanitarias denunciar comida en mal estado y negocios que no respeten las medidas de higiene; pero advierten que no todo lo que sale en las redes sociales es cierto. Hay fotos o videos “truqueados” para afectar a cierto negocio diciendo que en la comida aparecieron gusanos, cucarachas u otros riesgos, cuando los resultados de las muestras que se toman para su análisis en laboratorio, no reportan contaminación.

Tras señalar lo anterior, el director de regulación Sanitaria del ISSEA, Octavio Jiménez Macías informó que se aplica un programa federal, con 15 verificadores abocados al área de alimentos, con prioridad a revisar los establecimientos de mayor riesgo.

Así como se verifican las condiciones en que operan los restaurantes, cenadurías, taquerías, también los merenderos, cremerías, queserías, venta de embutidos y botanas en general, entre otros.

La intención es garantizar que los alimentos se manejen en óptimas condiciones, en aras de proteger la salud de los consumidores, y los verificadores llegan al asar, sin previo aviso, y aunque todo parezca que funciona dentro de la normalidad, se toman muestras para su análisis en laboratorio. Luego, dependiendo de los resultados, es la felicitación, amonestación, multa o clausura, según el caso.

Se da seguimiento a todas las denuncias de esta índole que aparecen en medios escritos, electrónicos y digitales, comprobando que en muchas ocasiones, por el alcance y penetración que tienen las redes sociales, manejan información falsa. El problema, es que hay gente que se la cree y da por cierto el problema de contaminación que se señala, cuando el objetivo que tiene la persona que difunde la queja, tiene otras intenciones, como el de afectar a determinada persona o negocio.

Incluso, hay quienes manejan números telefónicos para que el mensaje parezca real, pero al marcar se trata de números inexistentes. Lamentablemente hay medios de comunicación, que antes de confirmar, manejan como cierta la información inherente, contribuyendo, a que a que ciertas personas logren su objetivo personal, señaló el funcionario.

Sobre la denuncia de que en un negocio de pollo supuestamente se encontraron piezas con gusanos, los teléfonos del quejoso son foráneos. No obstante, desde el lunes se mandaron verificadores, no se encontraron anomalías, pero se tomaron muestras para enviarlas al laboratorio, y están en espera de los resultados.