Hasta el ciclo lectivo anterior, 57 jardines de niños y 161 planteles de preescolar particulares contaban con 11 mil estudiantes inscritos, sin embargo a la fecha la matrícula se ha desplomado un 50% y precisamente este nivel educativo es el más afectado en comparación a primaria y secundaria.
Así lo informó el presidente de la Asociación Estatal de Instituciones Educativas Particulares, Héctor Sánchez Espinosa, quien precisó que los directores de los jardines de niños y preescolares salen cada día a las calles para pedir que pronto sea el regreso presencial, porque su permanencia en el mercado depende de que los niños de cero a cinco años vuelvan a las aulas.
Es un hecho evidente que los papás optaron por dejar en sus casas a sus hijos pequeños para no exponerlos a contagios y muchos optaron por enseñarles los temas que se abordan en los colegios, sin embargo un aspecto que no debe olvidarse es la socialización que se desarrolla cuando un niño acude a las escuelas.
Si un papá es profesionista y tiene tiempo de estar con sus hijos para hacer la escuela en casa, entonces tendrán el aprendizaje, pero dónde quedará la parte formativa e interactiva de aprender a convivir con sus compañeros de escuela, lo cual es igual de importante que la parte académica. La formación es igual de relevante que la información.
Precisamente aquí se involucran los jardines de niños que han sufrido bajas considerables en su población atendida, pero es también una edad relevante en que empieza la socialización de los menores con sus iguales.
“De ahí la petición para que pronto sea el regreso a las aulas, los jardines de niños se pueden rescatar del cierre si en un breve tiempo se reactiva la matrícula en ese nivel educativo”, indicó finalmente.