José de Jesús López de Lara

Tras un espectacular operativo policiaco por tierra y aire, policías preventivos de Asientos y policías estatales lograron la captura de dos peligrosos sicarios que pertenecen a un grupo delictivo que opera en Zacatecas.
Se estableció que al momento de su captura, pretendían ingresar a Aguascalientes con un cargamento de varias armas largas y droga, pues el grupo delictivo al que pertenecen pretende operar en varios municipios del interior.
Quienes bajo un fuerte despliegue policiaco fueron trasladados a las instalaciones de la Fiscalía General de la República en Aguascalientes, donde quedaron bajo investigación por parte de agentes federales de la AIC, son dos individuos identificados como Jorge Luis, de 18 años y César Uriel, de 24 años.
Su captura se registró el martes por la tarde, cuando policías preventivos de Asientos se encontraban realizando labores de vigilancia en los límites con Zacatecas, dentro del llamado Operativo Frontera. Al desplazarse por un camino de terracería, en el poblado de Bimbaletes del Álamo, detectaron a dos jóvenes que caminaban y llevaban consigo unas maletas deportivas color negro.
Al momento que dichos sujetos detectaron las unidades policiacas, tiraron las maletas al suelo y se dieron a la fuga corriendo hacia un sembradío, lo que llamó la atención de los policías preventivos de Asientos. Al acercarse al lugar donde dejaron abandonadas las maletas y revisarlas, detectaron que había armas largas, cartuchos y droga, por lo que se implementó un operativo en la zona para rastrear a los sospechosos.
En este operativo que fue coordinado desde el aire por el comisario Porfirio Javier Sánchez Mendoza, titular de la SSPEA, participaron policías estatales y policías preventivos de los municipios de Pabellón de Arteaga, Rincón de Romos y Cosío, además de agentes de la Fiscalía General del Estado y el helicóptero “Águila Uno” de la Policía Estatal.
Al final se logró la captura de cuatro sospechosos, aunque posteriormente se determinó que solo Jorge Luis y César Uriel se encontraban involucrados en los hechos.
Les aseguraron seis armas largas, siendo una Ruger Mini 14, calibre .223; y cinco escopetas calibre .22. Asimismo, 12 cartuchos útiles calibre .30, un cargador del mismo calibre, 40 cartuchos útiles calibre .223, 24 cartuchos útiles calibre .22, un cargador con capacidad para 40 cartuchos calibre .223, un radio de comunicación y un chaleco balístico.
De igual forma, les aseguraron 35 gramos de metanfetamina y 304 gramos de marihuana. Confesaron pertenecer a un grupo delictivo que opera en Zacatecas y que su intención era introducir las armas a Aguascalientes para llevar a cabo sus actividades ilícitas.