Jorge Ricardo y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó que se realizará un despliegue permanente de alrededor de 10 mil elementos de la Guardia Nacional en Acapulco, Guerrero.
«Ya se inició la construcción de instalaciones para la Guardia Nacional en todo Acapulco. Van a permanecer alrededor de 10 mil elementos», dijo.
El anuncio del Mandatario se da en un contexto de creciente violencia en el puerto de Acapulco. Recientemente, el encargado del despacho de la Secretaría de Seguridad Pública local, Luis Enrique Vázquez Rodríguez, renunció a su cargo alegando una «invitación para participar en el área de seguridad y justicia del próximo Gobierno federal».
En lo que va del presente año, Acapulco ha sido escenario de múltiples hechos violentos. A principios de mayo, se encontraron los cuerpos desmembrados de cuatro hombres afuera de la cárcel de Las Cruces. Este hallazgo sumó 16 personas asesinadas en aproximadamente 24 horas en distintos puntos de la ciudad.
Anteriormente, en junio de 2023, el ex Secretario de Seguridad Pública de Acapulco, Maximiliano Serrano, fue detenido en Sinaloa por su presunta participación en la desaparición de dos marinos que formaban parte de su escolta cuando ocupaba el cargo.
Los 10 mil elementos de la Guardia Nacional en Acapulco de forma permanente representaría una medida sin precedentes para intentar contener los altos niveles de violencia que se registran en esa urbe guerrerense.
Desde noviembre del año pasado, el Gobierno federal dio a conocer que la Guardia Nacional (GN) tomaría el control de la seguridad en Acapulco, con la construcción de 38 cuarteles y operativos permanentes.
El nuevo plan de seguridad fue anunciado por la Secretaría de la Defensa Nacional (Sedena), como parte de las acciones de la actual Administración para frenar la escalada de robos, desatada luego del destre natural.
La estrategia incluye sectorizar el puerto turístico para establecer la vigilancia por zonas. Cada uno de los cuarteles contará con 250 guardias, que serán instalados en las colonias con más de mil viviendas.
López Obrador abordó el tema durante la mañanera de ayer, antes de viajar al puerto guerrerense, para realizar una evaluación del programa de reconstrucción, aplicado tras el paso del huracán Otis, registrado en octubre del año pasado.
«Es un trabajo de evaluación de todo el Gobierno federal, una revisión completa de los apoyos entregados a las familias damnificadas, cuántos apoyos, cómo vamos, qué falta de apoyo a pequeños empresarios», detalló.
«Cómo va la rehabilitación en la hotelería, la apertura de los cuartos; cómo va todo lo relacionado con el desarrollo urbano, el agua drenaje, limpieza y alumbrado público», indicó.