Ya contemplan algunas empresas del sector automotriz en el estado hacer despidos de personal y otras hasta el cierre de las mismas al no tener apoyos del Gobierno Federal para soportar más la contingencia del COVID-19, la cual se extiende hasta el próximo 18 de mayo, reconoció el secretario general del sindicato de la Industria Automotriz y Metalmecánica, Rogelio Padilla de León.
Destacó que las empresas del sector automotriz en la entidad viven una situación complicada, toda vez que empieza a haber mucha desesperación entre los trabajadores porque cada vez se avanza de una etapa a otra, los salarios siguen abajo y las empresas ya padecen de problemas financieros. Estableció que hubo empresas que en la primera etapa tuvieron a bien pagar el 100% del salario, y para la segunda ya hubo alguna pequeña disminución, en tanto que otras sí lo mantuvieron, pero ya para esta siguiente etapa se está complicando el cómo pagarles.
Ante este panorama, dijo que muchos empresarios ya no saben qué hacer, luego de que prácticamente a muchos trabajadores ya se les acabaron las vacaciones, ya no puede haber permutas y ahora lo que sigue es pegarles otra vez al salario y las prestaciones, por lo que de extenderse más tiempo la contingencia, muchas empresas, sobre todo las más débiles, pudieran también declararse en quiebra. “Son entre 7 y 8 empresas que traen pasivos muy altos y se venían recargando en créditos bancarios y hay que seguirlos pagando aún sin tener un solo ingreso, yo sí veo una desesperación en muchos directivos al borde de aventar la toalla, a ese nivel”.
Adicionalmente, comentó que algunos directivos ya contemplan hacer una reducción de la plantilla de personal, por lo que su Sindicato realiza las negociaciones correspondientes para evitar llegar a ese extremo, “porque de darse, es aventar a un grupo importante de trabajadores a la calle que luego no van a tener un ingreso para solventar sus necesidades básicas que es la comida”.
Asimismo, Padilla de León lamentó la actitud del Gobierno Federal al no enfocarse a apoyar o a salvar a empresas, ya que debiera hacerlo porque son las que le generan ingresos al erario federal y estatal, pues al no ser productivas no van a generar impuestos y no van a generar recursos. “Por lo menos el Gobierno recibe el 30% de las utilidades de las empresas sin invertir un sólo peso y se tiene que voltear a ese lado”.