Javier Hernández
El Heraldo

Ayer sábado se llevó a cabo el funeral del príncipe Felipe de Edimburgo, quien falleció 8 días antes, el 9 de abril, a los 99 años de edad, por problemas cardiacos.
La ceremonia se realizó en la capilla de San Jorge, dentro del Castillo de Windsor, a las 8:40 am del centro de México. El cuerpo del príncipe Felipe fue enterrado en la bóveda real, de la misma capilla de San Jorge.
Debido a las restricciones por la pandemia del coronavirus, no se permitió la asistencia de gente a los alrededores del castillo, de tal manera que sólo la familia real y el secretario privado del duque asistieron al funeral.
Incluso, el primer ministro Boris Johnson no acudió, pues rechazó la invitación para permitir que más miembros de la familia real asistieran.
El evento fue televisado por la BBC y transmitido a todo el mundo. El ataúd fue cubierto con su estandarte personal y sobre él se puso su gorro naval, una espada y una corona de flores, que según Vanity Fair, fue seleccionada por la misma reina. Otros medios como El País, señalaron que jefes militares marcharon en fila detrás del féretro, además de la familia real y más a distancia los siguió la reina Isabel II arriba de su auto oficial.
No se dieron sermones, según los deseos del duque, y el servicio terminó con la proclamación de los títulos de Felipe, para después descender el féretro, concluyendo así el acto.
De acuerdo con CNN, el príncipe estará sepultado en la bóveda real temporalmente, hasta que la reina Isabel II fallezca para ser enterrados juntos en la capilla del rey Jorge VI.

Meghan Markle vio el funeral por televisión

CDMX.- La buena caligrafía es una de las virtudes de Meghan Markle.
Quizá por eso decidió escribir a mano la nota que iba en la corona de flores que ella y su marido, el Príncipe Enrique, enviaron para el funeral de Felipe de Edimburgo.
La ex protagonista de Suits no viajó con Enrique al entierro del esposo de la Reina Isabel II por recomendación de su médico y debido a su avanzado embarazo.
Sin embargo, se dice que vio la ceremonia por televisión desde su mansión en California.
Para presentar sus respetos al fallecido Príncipe, la pareja envió una corona de flores a la Capilla de San Jorge, en Windsor, donde este sábado se celebraron las exequias de Felipe.
De acuerdo con la agencia de noticias PA, Meghan y Enrique eligieron personalmente las flores: calzones de oso, la flor nacional de Grecia, para representar la herencia de Felipe, acebo marino por la Marina Real; campánula en señal de gratitud y amor eterno; romero para significar el recuerdo, lavanda para la devoción y rosas en honor a junio, el mes del nacimiento del Príncipe.
La corona llevaba la nota que Meghan escribió, de la cual hasta el momento se desconoce su contenido. (Staff/Agencia Reforma)