MONTERREY, N.L.- El albur y la comedia picaresca perdieron a su héroe, ese que resultó ser la envidia de millones de mexicanos.
Alfonso Zayas Inclán, emblema del cachondeo en cine y seductor hilarante, murió al filo de la medianoche del jueves, debido a un infarto al miocardio.
“Se murió el rey de las ficheras, una leyenda del cine mexicano”, expresó su hija Samantha durante el velorio.
Zayas se adueñó de la taquilla de los 80, y perteneció a ese nicho de actores que se disputaba a las sex symbols del momento: Lalo ‘El Mimo’, su primo Rafael Inclán, ‘El Caballo’ Rojas, Luis de Alba y ‘El Flaco’ Ibáñez.
Zayas se impuso. Sus mismos compañeros lo reconocieron como “rey del humor”.
Tan sólo con La Pulquería o El Ratero de la Vecindad, el actor se perfiló como el que más ganancias dejaba.
El comediante recordaba al pueblo al rendir un sencillo homenaje a esos camioneros, albañiles, lancheros y plomeros, entre otros oficios que realizaba para armar sus chistes, ligues y acostones.
Pasado el furor de este cine comercial, el cómico siguió dando batalla con decenas de videohomes, mercado que aún le dejó jugosas ganancias en los 90.
Hoy, se le hará una misa de cuerpo presente y, posteriormente, sus restos serán trasladados al Panteón Jardín, su última morada, al lado de sus padres, como era su voluntad. (Marco Castillo/Agencia Reforma)

ASÍ LO DIJERON
“Descanse en Paz el gran actor #AlfonsoZayas. Una gran persona, padre, amigo. Lo recordaremos siempre con cariño y respeto. Un abrazo de luz a su familia”.
Maribel Guardia, actriz

“Muy triste. Era un ser humano increíble, un hermano para mí”.
Lyn May, actriz