Omar Jesús Fares Parra 
Agencia Reforma

GUADALAJARA, México.- El Atlas estaba en una pesadilla y reaccionó para vencer 3-1 al Querétaro. Con todo en su contra, superó la adversidad y remontó para sumar su segunda victoria en el Apertura 2022 para llegar a 7 puntos, y, de paso, alargar la racha de Querétaro sin ganar como visitante (desde el 16 de febrero de 2020 al Necaxa en Aguascalientes).
El inicio del juego fue complicado. De entrada, por no contar con su capitán Aldo Rocha por lesión muscular y con el defensa Diego Barbosa por un esguince en el tobillo izquierdo.
Y tan predispuestos quedaron los árbitros con el Atlas, que difícilmente le marcan faltas polémicas a su favor como sucedió en los primeros segundos del encuentro, cuando Ozziel Herrera fue atropellado en el área y Fernando Guerrero no señaló penalti.
Pero Atlas inició igual que contra Xolos: intenso, sin tregua para ir al frente con su dupla de Julián Quiñones y Julio Furch, quienes tuvieron presencia en el área.
Desde el minuto 2, Martín Nervo conectó de cabeza para poner a trabajar los reflejos de Antonio Rodríguez, quien estuvo atento.
Al 11´, Edison Flores se escapó al área, encaró a Rodríguez y el portero le rechazó el disparo.
Pero a partir del 21´, Gallos Blancos comenzaron a estabilizarse y a avanzar para llevar al Atlas hasta su trinchera. Pablo Barrera puso servicio al área para que Ángel Sepúlveda tirara por encima del travesaño.
Atlas ya se tambaleaba y, al 32´, Martín Nervo se hizo expulsar al trabar a un jugador de Querétaro. Con un hombre menos y Luis Reyes reubicado como defensa central para cubrir la posición de Martín Nervo, en un centro de Gabriel Rojas dejó solo Ángel Sepúlveda para rematar de cabeza y marcar el 1-0 al 34´.
En el segundo tiempo, el juego se equilibró para el Atlas cuando Querétaro no supo manejar sus emociones. Omar Mendoza fue expulsado al 60´por falta sobre Julián Quiñones.
Atlas supo aprovechar las circunstancias, y, al 61′, se señaló penal a su favor, que dos minutos después ejecutó Luis Reyes para el 1-1.
El Atlas ya era un vendaval y Querétaro se entregó. Jeremy Márquez, sin marca, cedió el balón a Ozziel Herrera, quien tiró desde fuera del área para vencer a Rodríguez y marcar el 2-1 al 67´.
Querétaro dejó de dar pelea, la defensa se abrió y, en un saque de banda de Javier Abella, Alberto Ocejo recibió para filtrar a Quiñones para ser el autor del 3-1 lapidario al 83´.