Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Cinco millones 41 mil 50 vacunas contra Covid-19 de las marcas Astra Zeneca y Sputnik serán tiradas al drenaje por autoridades sanitarias, debido a que caducaron en junio pasado.
Del total de vacunas desperdiciadas, 3 millones 409 mil 440 son de la marca Astra Zeneca, obtenidas por donación del Gobierno de Estados Unidos, y que pertenecen a los lotes PA0089, PA0090 y PA0091, los cuales se encontraban resguardados en el almacén de Birmex en Cuautitlán Izcalli, en el Estado de México.
En tanto, un millón 631 mil 610 de vacunas caducas de la marca Sputnik, las cuales fueron compradas, corresponden a los lotes 11321G1F2, 1-730921 y 29121G2F2, y se encontraban en el Instituto Nacional de Virología.
Conforme el Manual de Vacunación los biológicos deben tirarse al drenaje y sus frascos deben ser inutilizados.
El director general de Birmex, el General Jens Pedro Lohmann Iturburu, informó el 24 de agosto sobre el material caduco mediante el oficio 357/2022 y pidió a Ruy López Ridaura, director general del Centro Nacional de Programas Preventivos y Control de Enfermedades (Cenaprece), instrucciones para definir el destino de las vacunas.
«Le agradeceré que en el ámbito de su competencia y atribuciones, gire las instrucciones y/o acciones procedentes para la disposición final de los biológicos en comento; a fin de que esta Empresa de Participación Estatal, esté en condiciones de dar cumplimiento a la normatividad vigente (NOM-059-SSA-2015 y NOM-241-SSA1-2012), y con ello garantizar las Buenas Prácticas de Almacenamiento y Distribución (BPAD)», pidió Lohmann Iturburu.
El 2 de septiembre, el Cenaprece respondió que, según la NOM-036-SSA2-2012, así como el Manual de Vacunación del Gobierno de México, las vacunas con fecha de caducidad vencida deberán tratarse con métodos físico-químicos y los frascos deben hacerse irreconocibles.
«Los frascos de vacuna contra Covid-19, a pesar de no contener virus vivos atenuados, se deberán inactivar antes de proceder al desecho de los viales.
«Una vez efectuada la inactivación del biológico por medio de algún método físico o químico, se deberá desechar al drenaje todo el remanente de líquido que quede en el frasco. Posteriormente deberá retirar y destruir la etiqueta, y finalmente podrá desechar el frasco a la basura común».