La iniciativa para despenalizar el aborto antes de las 12 semanas de gestación, no fue presentada con la idea de generar polémica o desencuentros con los grupos conservadores que dicen proteger la vida, antes bien, el planteamiento se ha hecho con una visión de atender la salud de las mujeres que enfrentan un embarazo complicado o no deseado.

Así lo externó la diputada Erika Palomino Bernal, quien resaltó que pensando en la salud de las mujeres es que la iniciativa fue puesta sobre la mesa y pedirá que sea analizada con esa visión y no con fines moralistas, pues así sólo se genera polémica pero no se avanza.

Reconoció que se trata de un tema que levanta protesta por parte de los grupos conservadores pero tiene el apoyo de quienes buscan la salud de las mujeres, más allá de respetar la decisión que tomen ellas sobre su cuerpo, se debe tratar desde el orden de la salud, pues hay quienes se ven en la necesidad recurrir al clandestinaje para abortar.

Dejó en claro que la iniciativa la presentó como un derecho que tiene un grupo representativo de la sociedad, “no sé si sea una iniciativa que haya nacido muerta o no, pues eso lo decidirá la Comisión o el Pleno”.

Reiteró que el planteamiento hecho por ella tiene que ver más con un problema de salud y es que muchas veces las mujeres toman la opción de practicarse un legrado y van a lugares clandestinos y no salubres, en donde no se cuenta con todos los implementos médicos que ponen en riesgo su vida, por ello es que el manejo de esta iniciativa es de salud.

La iniciativa, subrayó, plantea que la interrupción legal del embarazo podría ser hasta el tercer mes, pero a partir de la semana 13, entonces sí se penalizaría como un aborto, pero insistió, va más por el tema de salud que por cuestiones de moralidad y menos para generar polémica.

¡Participa con tu opinión!