QUE NADIE SE QUEDE ATRÁS. La violencia contra la mujer sigue siendo un obstáculo para alcanzar igualdad, desarrollo, paz, al igual que el respeto de los derechos humanos de mujeres y niñas, recordó la Comisión de Derechos Humanos del Estado y advirtió que la promesa de los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) de no dejar que nadie se quede atrás, no podrá cumplirse sin primero poner fin a la violencia contra mujeres y niñas. En ese sentido, destacó que la institución cuenta con programas de sensibilización sobre la importancia de la equidad de género, dirigido a escuelas de la entidad. A través de cursos, talleres y pláticas se puede ampliar la información al respecto de este derecho humano.

RELACIONES SALUDABLES. El Instituto de Servicios de Salud trabaja en la prevención de la violencia familiar y de género por medio de un programa especial que atiende a las víctimas de cualquier modalidad de agresión, a través de once módulos de atención, informó la responsable del área, María Eugenia Zarazúa Rosales, quien agregó que se brinda atención médica y psicológica pero además se imparten talleres con hombres, mujeres y población adolescente para fomentar relaciones saludables que lleven a frenar la violencia en el noviazgo y la prevengan en el ámbito comunitario, tanto en agresores como en receptores.

NO REVICTIMIZARLAS. La presidenta de la Asociación Iberoamericana para el Desarrollo de la Igualdad de Género, Mabel Haro Peralta, hizo un llamado a la sociedad en general a dejar de revictimizar a las mujeres que son objeto de algún tipo de violencia. En entrevista con El Heraldo, dijo que esta fecha nos recuerda que aún se vive en un mundo de gran desigualdad en razón de género y que las mujeres siguen expuestas a vivir violencia en todos los ámbitos de la vida, por lo que es responsabilidad de toda la ciudadanía erradicar esta cultura y que termine la normalización de la violencia que se vive.