Jorge Cano
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Entre hacer frente a la pandemia y saldar deudas anteriores, las presiones de liquidez también están afectando a los estados que no tendrán cambio de gobierno este año.
A diferencia de las entidades que tendrán nueva Administración este año, aquellas que no tuvieron elecciones han podido recurrir a mayor endeudamiento.
En el primer semestre las contrataciones de créditos de corto plazo por parte de las entidades federativas–que se emplean para aliviar falta de liquidez–aumentaron en 17 por ciento, a 6 mil 474 millones de pesos, según datos de la Secretaría de Hacienda.
El Estado de México es el que más ha recurrido a créditos en lo que va del año con 2 mil 694 millones de pesos, seguido de Baja California con mil 480 millones, Yucatán con mil, Tamaulipas 500 millones, Veracruz con 450 millones y Coahuila con 300 millones. De éstas, sólo Baja California tuvo elecciones y debió saldar todos sus créditos cortos a finales de julio.
Los estados han enfrentado mayores gastos para hacer frente a la pandemia en temas de logística, centros de vacunación o personal, explicó Ricardo Gallegos, director ejecutivo senior de Finanzas Públicas y Deuda Soberana de HR Ratings.
“Vamos a ver inclusive montos superiores hacia el cierre del periodo porque va a haber entidades que cambian de administración y que pagaron sus obligaciones de corto plazo como la ley lo exige.
“Pero en algunos casos donde la toma de créditos ya forma parte de la estructura del flujo de efectivo de los estados, vamos a ver disposiciones del mismo monto como terminaron el año pasado”, estimó.