Los programas de apoyo y recursos que se destinaron durante el año pasado, en los meses en que la actividad empresarial se paralizó en su mayoría, han tenido su cauce natural, pues permitieron la permanencia de los negocios que recibieron financiamiento y el desarrollo de emprendedores, así como el nacimiento durante la pandemia de micro y pequeñas empresas.
Manuel Alejandro González Martínez expresó que no hubo problemas en observaciones ni en investigaciones en torno a los recursos económicos que se destinaron para ello, y si bien en estos momentos ya se lleva a cabo la auditoría por parte de la Contraloría General del Estado y del Órgano de Fiscalización del Congreso, se estará al pendiente de atender cualquier observación que se pudiera tener respecto a los apoyos otorgados durante 2020.
Indicó que por parte de Sedec, se han cerrado todas las auditorías correspondientes a 2019 y sin mayor problema, y en estos momentos se desarrolla lo respectivo al 2020, que será especial dado que por la pandemia y la parálisis que se tuvo durante algunos meses en la actividad económica, se otorgaron incentivos, apoyos y financiamientos, los cuales están siendo revisados en sus números, pero también en el seguimiento de los proyectos.
De todos y cada uno de los financiamientos y apoyos otorgados en el transcurso del año pasado, se tienen los expedientes completos y auditables, incluyendo aquellos apoyos de 4 mil pesos entregados a personas que se quedaron sin empleo del sector turismo, “tenemos los expedientes abiertos para cualquier auditoría, aunque nos mantenemos atentos por cualquier indicación de los que nos fiscalizan”.
González Martínez resaltó que las empresas que recibieron financiamiento, no sólo lograron sobrevivir a la pandemia, sino que en algunos casos a estas alturas no sólo se han recuperado en cuanto a sus niveles de ventas o producción, “a todas se les ha dado seguimiento, no sólo en su operación, sino que el recurso con el que se les apoyó, haya sido utilizado para los fines establecidos en el convenio”.
En este tenor, refirió que hubo quienes pidieron el financiamiento para el pago de nóminas o servicios como luz, agua o rentas, e inclusive ponerse al corriente con las facturas de materias primas, infraestructura y equipamiento.
Para el caso de los que se sumaron a los programas dirigidos a micro, pequeñas y medianas empresas, se cuenta con fotografías que comprueban que las empresas siguen vivas y en estos casos específicos, se les ha pedido copia de facturas de bienes adquiridos, toda vez que a este sector no se les apoyó con capital de trabajo.