El rector de la UAA, Francisco Javier Avelar González, reveló la creciente deserción estudiantil, que actualmente alcanza el 30% de la matrícula durante los primeros tres semestres, a causa de las debilidades académicas de los alumnos, una insuficiente atención institucional con base en tutorías, la falta de orientación vocacional y problemas socioeconómicos.

No obstante, informó que entre el 70 y 80% de los egresados se colocan en la planta productiva durante el primer año de su egreso, y lo hacen en posiciones relacionadas con su área de especialización. El porcentaje restante se lleva más tiempo. Aunque todavía hay una asignatura pendiente en materia de los primeros salarios, los cuales siguen siendo bajos para los nuevos profesionistas, lamentó.

Una de las apuestas de la UAA es la habilitación más efectiva de los estudiantes en ambientes laborales reales, donde se busca una inserción laboral a través de las prácticas profesionales y que los propios programas de estudio tengan uno o dos semestres últimos en el mercado de trabajo real, para establecer una relación entre el sector empleador y egresados.

Hay que cambiar el hecho de que el primer empleo del recién egresado es para aprender, de tal modo que el estar previamente en ambientes laborales reales donde se haya desempeñado un puesto profesional antes de egresar, permita que el empleador conozca las capacidades, habilidades, el compromiso, la actitud y el desempeño profesional para que le hagan un ofrecimiento salarial más adecuado, subrayó.

Para combatir la deserción estudiantil, precisó que se trabaja en una estrategia orientada a detectar las debilidades académicas de los estudiantes, a través de los exámenes de admisión. De igual modo, la UAA hará un mayor esfuerzo para otorgar más becas de colegiaturas, alimenticias y de transporte a los alumnos más necesitados, con previo estudio socioeconómico.

El rector de la Universidad Autónoma de Aguascalientes aseveró que la actualización de planes y programas de estudio es una labor permanente, no hay intención de desaparecer ninguna carrera o ingeniería, todas tienen áreas de oportunidad para fortalecerlas e incrementar su pertinencia y su impacto en la sociedad.

Francisco Javier Avelar González se dijo consciente de que en la comunidad universitaria existen diferentes estratos socioeconómicos, donde algunos de ellos no pueden pagar las actuales colegiaturas y a ellos se les ayudará con becas de colegiatura, de alimentos y de transporte.

Hay otros jóvenes que no tienen problemas de pagar las actuales colegiaturas, ya que es claro y evidente que estuvieron pagando algunas mucho más caras mientras cursaron la educación básica y medio superior.

Avelar González agregó que la UAA insiste en su llamado social para ayudar a los estudiantes más desfavorecidos, pagando un poco más de su colegiatura, lo cual lamentablemente no ha tenido mucho eco.

Hoy en día, las carreras más demandadas se relacionan con las áreas de la salud como medicina y terapia física, le siguen la de derecho, psicología y comunicación en medios masivos, ingeniería civil, arquitectura, contador público, enseñanza del idioma inglés, comercio internacional e industria automotriz.

Por último, aseveró que todas las instituciones de educación superior deben analizar en lo individual la pertinencia de sus carreras, porque ciertamente se deben formar lo que la sociedad necesita en habilidades, herramientas y aptitudes y no debe ser por la ocurrencia de las universidades.