Un problema grave que tienen las Centrales de Abastos Sur y Viñedos San Marcos es que fueron adquiridos por gente que no es comerciante, y eso ha limitado al crecimiento de ambos espacios, porque los propietarios no quieren rentar sus bodegas y las mantienen olvidadas. Así lo denunció el vicepresidente nacional de la región centro de la CONACCA, Luis Miguel Rentería Arias.
Aseveró que muchas personas han llegado buscando establecer su negocio en un local y no hay espacios disponibles porque los dueños no quieren vender ni rentar. Consideró que los propietarios se sienten dolidos de que en su momento se les aseguró un éxito comercial y no lo hubo; tienen dinero y no les importa dejar abandonada esa infraestructura.
BUSCANDO SOLUCIONES. En entrevista con El Heraldo, el vicepresidente nacional de la zona centro de la Confederación de Centrales de Abastos mencionó que en el caso particular de Viñedos San Marcos se trabaja en un programa de acercamiento con todos los propietarios para crear un nuevo modelo de negocio que les permita tener una recuperación vía arrendamiento o una venta del local.
También aclaró que algunas bodegas pueden permanecer cerradas en sus cortinas pero no significa que estén ociosas, ya que el servicio que prestan es de almacenaje de mercancías y productos.

 DE NORTE A SUR
· EN EL NORTE. De acuerdo a la CONACCA, la mayoría de los clientes de los establecimientos de Viñedos San Marcos proceden de fraccionamientos ubicados al norte capitalino, de Jesús María y San Francisco de los Romo.
· EN EL SUR. En el caso de la Central de Abastos Sur todavía no hay trabajos en forma para resolver la problemática de subutilización de esta infraestructura comercial.