Según la presidenta nacional del Consejo Coordinador de Mujeres Empresarias, Sofía Pérez Gasque Muslera, la mayoría de las mujeres que perdieron su empleo a causa de la pandemia se pasaron a la informalidad. Añadió que a esta problemática se sumó la falta de información y capacitación de las afectadas, así como las complicaciones derivadas por la eliminación del sistema de cuidados.
El panorama para estas mujeres resultó muy complicado dada la desaparición de las guarderías por parte del Gobierno Federal, además de las Escuelas de Tiempo Completo. Ambas, apuntó la empresaria, son fundamentales para que las mujeres puedan ejercer su productividad pagada, como es emprender o colaborar en algún negocio.
“El sistema de cuidados es fundamental y las mujeres han decidido salirse de la formalidad por la ficticia flexibilidad que da la informalidad, que esto, por supuesto, no es tal”, agregó. A eso se suma que muchas mujeres que tenían su empresa ya no la pudieron sostener después de la pandemia.
Consideró que, si bien el tema del comercio digital ha favorecido a muchas mujeres para que hagan una actividad a través de las redes sociales, el problema es que se están quedando sin Seguridad Social, sin acceso a créditos e historiales crediticios porque están en la informalidad.