Jesús Eduardo Martín Jáuregui

A los escasos pero amables y fieles lectores de esta columneja les consta que siempre he procurado referirme a las autoridades con respeto, en ocasiones solo hago referencia a su cargo, en otras como en el caso del Presidente Fox y la Señora Fox, aludí a la pareja presidencial, pero la ofensa que el Sr. Andrés Manuel López Obrador, a la sazón a cargo de la presidencia de la república, ha hecho al pueblo de México, constriñe a referirse a él por su apodo, por su apodo completo.

El señor, declinó el requerimiento de la Comisión Nacional de los Derechos Humanos para presidir el informe anual correspondiente al año 2018, y recibirlo en propia mano, respondiendo que se entregara a la Secretaría de Gobernación, como si de una oficialía de partes se tratase. Cabe mencionar que desde la  fundación de la CNDH, los Presidentes de la República, sin excepción, habían presidido la presentación del informe anual y lo habían recibido, en los últimos tiempos en la residencia oficial de Los Pinos. El presidente de la CNDH lamentó que el señor no haya podido otorgar al informe la mínima relevancia y no haya podido hacer un espacio en su agenda, que, como es conocido, le ha permitido recibir desde representantes de las iglesias presbiterianas hasta equipos aficionados de beisbol.

Los comentaristas enlistados, que no aparecen en las listas de los favorecidos por el régimen anterior, se han apresurado siguiendo el guión que se les ha indicado, a descalificar a la CNDH a partir de los magros resultados y su alto costo, lo cual es tanto como decir que el ejército debe desaparecer por sus pésimos resultados en diez años de hacerse cargo de la seguridad interior y el altisísimo presupuesto que han detentado, o desaparecer a la SEP porque ha dilapidado la mayor parte del presupuesto del país con los resultados mas malos, premiando la incompetencia, la indisciplina, la ignorancia y el asambleismo.

El desdén del señor, muestra lamentablemente sus características personales. El antecedente inmediato es la condena de la CNDH a la creación de la Guardia Nacional, y a la ampliación del catálogo de delitos graves, decisiones ambas que atentan de manera frontal y directa contra los derechos fundamentales, como lo señalaron en su oportunidad la representación del Alto Comisionado de la ONU para los Derechos Humanos, la Comisión y la Corte Interamericana de Derechos Humanos y los organismos nacionales oficiales y de la sociedad civil. Antecedente mediato fue la premiación del Premio Nacional de Derechos Humanos conferido por la CNDH, acto que se llevó a cabo en Palacio Nacional, que, siendo importante, no tiene la trascendencia del informe anual. Entonces, el mensaje del homenajeado Dr. Héctor Fix Zamudio por voz de su hijo el Dr. Héctor Fix Fierro, fue un mensaje de preocupación pero esperanzado por el porvenir de los D.D.H.H., pero la intervención del Presidente de la CNDH pintó con cifras, sin matices, el negro panorama actual y lo que es peor, el aumento de la muertes, las desapariciones, la tortura, las detenciones ilegales, en una palabra la agudización de una crisis de falta de respeto a los derechos fundamentales. En esa ocasión, el señor guardó el discurso que le tenían preparado, platicó dos anécdotas para destacar la calidad humana y profesional del Dr. Fix Zamudio, (por cierto mi maestro de Defensa de los particulares frente a la administración pública) se comprometió públicamente a apoyar las tareas de la CNDH, respetar sus recomendaciones e impulsar la promoción y defensa de los derechos fundamentales y repitió, lo que no es ya una divisa ni un blasón, sino un estribillo o cantaleta, nada ni nadie por encima de la ley.

El panorama unos meses después de la entrega del Premio Nacional, es aún mas negro, las incidencias delictuosas son mayores, la Fiscalía General se acaba de deshacer de dos de sus piezas claves que inexplicablemente había mantenido pese a sus pésimos antecedentes, la Secretaría de Seguridad apuesta a una sola carta que a la sazón es disfrazar a efectivos del ejército y la marina de “guardia nacional”, el huachicoleo continúa ostensiblemente, las disputas de los cárteles han convertido una gran parte del país en campo de batalla, la migración incontrolada y las presiones de EE.UU. han provocado la respuesta violenta y contraria a derechos fundamentales de la autoridad migratoria, las medidas de apoyo directo económico han propiciado discriminación y clientelismo, la regresión en materia penal con la prisión preventiva oficiosa además de quebrantar el principio de presunción de inocencia volverá a propiciar la saturación de las cárceles con las previsibles malas consecuencias, la suspensión atrabiliaria de apoyos a instituciones y servicios médicos atenta directamente contra el derecho humano a la salud previsto en el artículo 4° constitucional, la orden de suprimir los apoyos a guarderías que el Poder Judicial está mitigando contraría también un derecho fundamental, en este caso el interés superior del menor, pasando por alto que los derechos humanos no pueden ser regresivos, etc. y etc..

En fin el memorial de agravios del señor a los DD.HH., es largo y grave. Se explica que no haya querido someterse a la dura prueba de que se los refirieran en su propia cara, él que es tan sensible a la crítica y tan proclive a los elogios.

Su ausencia en un acto tan significativo como es el informe anual de la CNDH, no es solo una ofensa o desdén a su presidente, lo es también a su Consejo integrado por personalidades reconocidas nacional e internacionalmente por su lucha en favor de los derechos fundamentales; es una ofensa a los organismos internacionales que colaboran cotidiana y estrechamente con la CNDH en una labor ingrata pero gratificante; es una falta de respeto para el sistema no jurisdiccional de defensa de los DD.HH.; es un agravio a la multitud de organismos de la sociedad civil que ayudan y reciben ayuda de la comisión nacional; es un desprecio a la ley, a las instituciones, al derecho, a la justicia, pero sobre todo al pueblo que todavía confía en que cumplirá y hará cumplir la ley.

P.D. El líder de la iglesia La Luz del Mundo, Naasón Joaquín García, (el del festejo en Bellas Artes), fue arrestado este martes en California por tráfico de personas, producción de pornografía infantil, violación de un menor y otros delitos graves, informó el Departamento Estatal de Justicia. Como dijo el Peje, si cometió el delito que se disculpe y ya.

 

bullidero.blogspot.com                 facebook jemartinj                twitter @jemartinj