Para evitar la rebatiña de rutas consideradas como “buenas”, por la alta demanda, a partir de abril ya se pagará a los choferes por kilómetro rodado, no por el número de usuarios, lo que garantizará mayor frecuencia en las rutas de menor pasaje, informó el titular de la CMOV, Ricardo Serrano.

Sostuvo que los 440 camiones urbanos tienen GPS para asegurar rutas completas; ya se encuentran equipados con cámaras, barras cuenta “cráneos” (sic), botón de pánico y caja de recaudo, que en abril aceptará el pago con tarjeta de prepago.

Los choferes ya no pueden llevar a sus “queridas”, que muchas veces les proveían de drogas o alcohol.

Cada unidad cuenta con cuatro cámaras, conectadas a la Coordinación de Movilidad y al C5; una observa al chofer, si fuma, usa cubrebocas, habla por celular, si no va atento en el trayecto. Las otras al frente de la unidad, en la parte trasera y lateral.

Ya se cuenta con 50 nuevas unidades, con cinturones para discapacitados; rampa para silla de ruedas; a los propietarios se les dio como incentivo el enganche de 170 mil pesos, que representa el 10% del valor de la unidad, el resto se paga a plazos.

Según el modelo, tienen en promedio 35 asientos y 20 agarraderas para las personas que van de pie.

Se trabaja en una reingeniería de las 44 rutas, para definir óptimos trayectos; hay letreros para la ubicación del botón de pánico, que debe oprimirse en situaciones de acoso, robo, o cualquier otra eventualidad; para el chofer está oculto el respectivo botón de pánico.

Asimismo, se observan los números para quejas o comentarios, al teléfono 449 910 20 00, extensión 3614; el WhatsApp 449 911 82 94 ha tenido mucha aceptación, y a los mensajes de les da seguimiento de inmediato.

De acuerdo a los resultados de los cuestionarios por el servicio, mediante QR, de la calificación que den los usuarios al chofer, dependen los incentivos como calentadores solares, tablets, becas para sus hijos, descuento en licencias de chofer, etc.

Además, en las unidades se colocarán mapas con destino, especificando las paradas como en el Metro.

Se destinará un carril de preferencia para los camiones, a fin de que tengan la fluidez necesaria y cumplan con los horarios de las rutas; actualmente el tiempo de espera entre una unidad y otra es de cinco a 40 minutos, es decir, la frecuencia.

El pago electrónico con tarjeta también ahorra tiempo al conductor, y para incentivar esta modalidad, la tarifa será más barata; en puntos estratégicos podrá hacerse la compra y recarga. Se contempla extender esta modalidad de pago en combis y taxis.