Benito Jiménez
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los piquetes a ductos para extraer gas LP del sistema de distribución de Pemex aumentaron 43 por ciento en el primer trimestre del año, al pasar de 478 a 687 casos con respecto al mismo periodo de 2020.
Puebla se posiciona en el primer lugar en ese listado al concentrar el 78 por ciento de las tomas clandestinas de gas LP.
El estado gobernado por Miguel Barbosa, pasó de los 370 piquetes a gasoductos a los 537 en el periodo revisado
El municipio de Tepeaca es el epicentro de los piquetes a nivel nacional con 188 piquetes a ductos de gas en el primer trimestre del año.
El crimen organizado utiliza pipas robadas para llevarse el gas.
“El robo de gas LP a ductos es más sofisticado que el robo de combustible, se requiere más precisión en la instalación de la toma clandestina y muchas veces esta es efectuada con el conocimiento del sistema, tanto de presión como del material que se requiere para perforar”, dijo a REFORMA un superintendente de Seguridad Física de Pemex.
“Las conexiones, de la válvula clandestina colocada al ducto, van directas a una pipa, no se recopila en tanque de gas, no sino en contenedores grandes, pipas disfrazadas de unos 20 mil litros”, añadió.
Indicó que en los operativos ha detectado pipas normales que son estacionadas cerca de la toma y son llenadas en fila.
“Hemos encontrado hasta seis pipas cercanas a una toma, y esas pipas tienen rotuladas marcas reconocidas pero son patito, son fachada, y estas son llenadas principalmente de noche”, añadió.
Los delincuentes realizan excavaciones en sembradíos o cultivos por donde pasa el ducto, instalan los niples previo perforado con el “tapping machine”, equipo que no produce chispas y después realizan un sellado con abrazaderas y al final con soldadura, proceso que puede provocar la fuga descontrolada de gas, advirtió.
Las pipas distribuyen el gas de manera directa a comunidades de Puebla, mediante amenazas a otros distribuidores.
También venden el producto a otras gaseras formales que distribuyen el combustible a Puebla, Tlaxcala, Hidalgo y el oriente del Estado de México.
“También va para la Ciudad de México, Querétaro, o otras partes del centro del país, es un gran negocio para el crimen al que no se le está poniendo freno, por muchos factores, muchos de ellos políticos”, alertó el funcionario.
REFORMA publicó que el robo de gas LP se elevó 77 por ciento en el año pasado, al pasar de 13 mil 136 tomas clandestinas en 2019 a 23 mil 323 durante 2020, lo que significó una pérdida económica para las empresas de 30 mil 168 millones de pesos, 128 por ciento más que en 2019.
De acuerdo con datos de la Asociación Mexicana de Distribuidores de Gas Licuado y Empresas Conexas (Amexgas), 2020 fue el año con mayor cantidad de tomas clandestinas de gas LP, con 64 tomas nuevas por día.