Diana Gante
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Debido a la falta de desarrollo de una mayor infraestructura en ductos y almacenamiento, para hacer frente a la escasez de gas natural en caso de emergencias, México tiene una gran dependencia del energético de Estados Unidos, advirtieron especialistas.
Óscar Ocampo, coordinador de la práctica de energía del Instituto Mexicano para la Competitividad (IMCO), dijo que luego de la serie de gasoductos que se desarrollaron en el sexenio anterior para llevar la molécula a zonas deficitarias, como la Península de Yucatán, no se ha planeado otra ampliación considerable de la Red de Gasoductos.
«No hay una política de gas natural en México, prácticamente desde la última expansión que se dio en Comisión Federal de Electricidad (CFE) a la red de gasoductos no se ha invertido más.
«En este Gobierno se ha anunciado el ducto de Salina Cruz o uno que va a Tapachula, pero realmente no se han tenido proyectos ambiciosos para expandir la infraestructura del gas», explicó.
Además, se mantienen sólo tres terminales de almacenamiento, no existe un plan ambicioso ni de Pemex, ni de los privados para incrementar la producción de gas.
Recordó que lejos de incentivar un mercado de gas natural, la Secretaría de Energía (Sener) emitió un acuerdo el pasado 13 de junio, en el que se establece que las compras de gas natural solo podrán hacerse si se tiene contrato con CFE, lo que implicaría un control de precios y una concentración de mercado en la empresa estatal.
Paul Sánchez, experto en temas de energía, comentó que no se espera que regresen los precios de gas por debajo de los 3 dólares por millón de BTU.
«No se está haciendo nada por incentivar el mercado del gas natural, al contrario recordemos el exhorto de junio, volviendo a CFE el intermediario indispensable para qué se venda la molécula, entonces contrario incentivar un mercado e inversiones en gas natural, lo que estamos viendo es que se está pretendiendo concentrar todo en CFE; y creo que esto podría ser un incentivo perverso para no reducir los precios del gas natural, que dejen de depender del mercado y sea un pequeño monopolio para generar más ingresos a CFE», añadió Ocampo
Sánchez advirtió que es importante que el País esté preparado para hacer frente a contingencias, para lo que es indispensable desarrollar infraestructura.
«Por eso se necesita una estrategia de almacenamiento de gas natural, no porque te vaya a resolver el problema, sino porque te va a dar tres o cuatro o cinco días de operación en lo que se resuelve la contingencia, pero es un tema que no tenemos resuelto en México. Y por otro lado hemos dejado de lado el fracking, la inversión en ductos que al final también proveen almacenamiento. Al Gobierno actual le falta una estrategia de largo plazo y de largo alcance en materia de gas natural», concluyó Paul Sánchez.