El Gobierno federal detectó una adquisición fraudulenta de 700 pipas durante la Administración de Enrique Peña Nieto, que habría significado un daño al erario de 400 millones de pesos.
El Presidente Andrés Manuel López Obrador informó ayer que, a inicios del sexenio anterior, se licitó la compra de 700 pipas por un monto de entre mil 300 y mil 400 millones de pesos.
Detalló que, aunque se pagó un anticipo de 400 millones de pesos, las empresas no entregaron las unidades ni reintegraron los recursos, pese al incumplimiento.
“(Recibimos) un gobierno plagado de corrupción en todo sentido, en todas las áreas. Hablando de Pemex, por ejemplo, mucha corrupción; nos entregaron información de que, en el Gobierno anterior, al inicio de la Administración, se licitó para comprar 700 pipas.
“Se da el anticipo a una empresa, esa empresa le entrega el anticipo a otra, no hacen nada y no entregan las unidades, estamos hablando como de mil 300 o mil 400 millones de pesos, y el anticipo, como de 400 millones”, describió.
El Mandatario indicó que el Poder Judicial ya dictó una sentencia contra los responsables, aunque no detalló el número de inculpados o su rango, el delito y el tipo de condena.
“Es un asunto judicial, nosotros vamos a revisarlo, pero acaba de resolverse acerca de la responsabilidad de los inculpados”, dijo.
Ayer, REFORMA publicó que, por falta de presupuesto, Pemex canceló en agosto pasado un concurso para contratar el arrendamiento de 322 pipas durante cinco años.
Pemex había estimado que en ese contrato gastaría entre 631 y 2 mil 208 millones de pesos, hasta el cierre de 2023.