Denuncia la Fundación VIHDHA la desatención y la falta de experiencia por parte del personal del CAPASITS hacia los pacientes con VIH que acuden por medicamentos. Marco García Robles, líder de la organización civil, comentó que por la situación del COVID-19, las autoridades del Centro Ambulatorio para la Prevención y Atención en SIDA e Infecciones de Transmisión Sexual (CAPASITS) no quieren tener a la gente en el lobby, por lo que los pacientes con VIH que acuden cada mes por medicamento tienen que hacer fila por espacio de 20 minutos en el exterior del lugar para poder recogerlo, lo cual es pesado e inhumano para quienes padecen esta enfermad.
Por lo anterior, exhortó a las autoridades del ISSEA a poner cartas en el asunto, ser más sensibles y conscientes en el trato a este tipo de pacientes para reducir los tiempos de atención y hacer más confortable la espera. El activista aseguró que anteriormente el servicio que se daba en el CAPASITS era bueno, sin embargo, recientemente tras el despido de personal, los doctores y enfermeras que hay ahora son inexpertos y tardan más en la atención de los pacientes.