Guadalupe Irízar 
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Magistrado José Luis Vargas desconoció la revocación de su cargo como Presidente del Tribunal Electoral del Poder Judicial de la Federación y acusó a los magistrados que lo depusieron de generar una ruptura constitucional en ese órgano jurisdiccional.

En un mensaje difundido por los canales institucionales y presentándose como presidente del TEPJF, el Magistrado Vargas llamó al diálogo a sus compañeros y anunció que los convocará a reanudar a una sesión pública y otra privada para mañana jueves.

Vargas reiteró su postura expuesta en la sesión de la sala superior este mediodía, que suspendió y en la que mandó a receso, de que los temas administrativos como el propuesto por los cinco magistrados para evaluar su gestión, no son competencia de ese órgano jurisdiccional.

Calificó de “albazo” la decisión de los magistrados de removerlo de su cargo,

“Lo sucedido constituye una ruptura constitucional y legal por lo cual esta presidencia sigue y seguirá llamando al diálogo, a la serenidad, a la institucionalidad, la única forma de resolver cualquier diferendo es a través del diálogo y de no ser el caso con el respeto irrestricto a las normas que regulan nuestra función. Somos jueces constitucionales y tenemos que actuar a la altura de nuestra investidura; los albazos no son la forma en como en una democracia constitucional se solventan las diferencias.

Dijo que la sesión llevada a cabo por la tarde (en donde la mayoría decidió su remoción), es nula.

“La sesión que se llevó a cabo hace unos minutos mediante una plataforma diversa a la institucional, en la cual la Magistrada Mónica Soto y yo no participamos, es nula de pleno derecho”, aseguró.

Asimismo consideró ejercicio ilícito de funciones la convocatoria para esa sesión de remoción hecha por la magistrada Janine Otálora y el secretario general en funciones, Rodrigo Sánchez Gracia.

Dijo que la figura de revocación no existe en el marco legal por el que se rige el tribunal y que su mandato es por cuatro años, hasta 2023.

“Conforme a los artículos 99 constitucional y 171 de la ley orgánica del poder judicial de la Federación, la elección de la presidencia del tribunal es por un periodo fijo y no existe la figura de revocación o destitución por el pleno de la sala superior como forma de terminación del encargo”, señaló Vargas.

Sin acusar recibo de lo sucedido en la sesión vespertina convocada para todos los del pleno y a la que no asistieron ni él ni la Magistrada Soto pero sí los otros cinco consejeros -Janine Otálora, Reyes Rodríguez, Felipe de la Mata, Felipe Fuentes e Indalfer Infante- y se decidió la revocación pero también se votaron asuntos jurisdiccionales, dijo que convocaría mañana a reanudar la sesión suspendida por él este martes.

Dijo que como presidente en funciones convocará para mañana a una sesión privada para discutir el asunto administrativo solicitado por la mayoría y a una sesión pública para resolver asuntos jurisdiccionales.