La eliminación del fuero debe aprobarse, sostuvo ayer el gobernador Martín Orozco al considerar “increíble” que su iniciativa se haya frenado en el Congreso y cuestionar “quién está detrás y a qué teme”.

En entrevista, dejó en claro que no hay ninguna explicación lógica para las dudas en el Congreso, mientras que sí hay razones firmes para legislar por su eliminación: “es una exigencia social, hay muchas iniciativas de diferentes partidos y es promesa de campaña y del propio partido Acción Nacional”.

En ese sentido, expuso que bajo esas premisas “no es posible que actores políticos, diputados o no, y del propio PAN, sean los que estén frenando el tema; es importante que salga”, y reiteró que el que nada debe, nada teme.

Indicó que más que sospechar de alguien detrás del freno a la iniciativa, deben hacerse los análisis políticos para determinar intereses.

Asimismo, refirió al respecto su propia experiencia librando juicios “sin problema; con o sin fuero puedo enfrentar lo que sea y nadie debe temer a eso”, agregó, al tiempo de recordar que la eliminación del fuero es una inercia nacional.

Sostuvo que el propio presidente de México va a eliminarlo a nivel nacional y que al menos la mitad de los estados del país ya no lo tienen, por lo que personalmente quiere cumplir ese compromiso y lo hará.

A quienes se oponen o tienen dudas recomendó leer más, pues a través de diversas reformas de ley, hoy en día “por cualquier lado le pueden caer a un funcionario y ejemplo de ello es el ministro de la Corte que renunció, Eduardo Medina Mora”.

Reiteró que “por miles de lados le pueden caer a un funcionario si anda mal”, y en cambio el tema del fuero es un tema de la sociedad que se debe atender, pues los temores personales sobran.

Aun con ello y aun con fuero, “por donde menos se esperan les caen”, de tal forma que la figura ya es un mero trámite y su eliminación debe aprobarse tanto por la exigencia social como por las tendencias del país.

Finalmente, subrayó que en el Congreso deben analizar muy bien su vida política, tanto en la aprobación de temas como el del fuero, como en la transparencia interna.