Luis Amescua
Agencia Reforma

CDMX.- El primer descendido de LaLiga es el Espanyol de Barcelona, el club español que más ha apostado por los mexicanos.
La derrota en el Derbi catalán condenó a los Periquitos, un equipo que está presente en el corazón del mexicano porque ahí jugaron Germán Villa, Juan Francisco Palencia, Héctor Moreno, Diego Reyes y Taufic Guarch.
Además, Javier Aguirre fue técnico del equipo y Alfredo Tena uno de los auxiliares.
Hoy sus 24 puntos lo han condenado a la segunda categoría, por quinta ocasión en su historia.
Fue Germán Villa el primer mexicano en defender esos colores, en 1998, luego de su participación en el Mundial de Francia y debido a la petición de Marcelo Bielsa, clave en la carrera del jugador azulcrema. Tuvo una corta estancia, pero suficiente para crecer futbolísticamente ya que al regresar a México, para enrolarse en el Necaxa, destacaba ya por su tiro de media distancia; se le notaba ágil en la circulación de pelota, jugaba a otro ritmo.
Quienes conocieron a Juan Francisco Palencia en las inferiores de Cruz Azul pensaban que tenía madera para jugar e Europa. Fueron los Periquitos quienes le abrieron las puertas del Viejo Continente, en la temporada 2001-2002, rumbo al Mundial de Corea-Japón.
El Espanyol es un equipo en el que los mexicanos se han sentido cómodos. En esa institución Héctor Moreno y Diego Reyes tuvieron algunos de sus más notables partidos en el futbol europeo. Taufic Guarch no tuvo la misma proyección, más allá de que incluso llegó a entrenar con Philippe Coutinho.
Después de que Nacho Ambriz tomó otro camino al de Javier Aguirre, el “Vasco” invitó en 2012 como auxiliar a Alfredo Tena, en el proyecto que habrían de emprender en el cuadro catalán.
El Espanyol hoy dice adiós a la Primera División, y hay razones de sobra para que muchos mexicanos lamenten dicho descenso.