Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Desde el punto de vista científico, se requiere evidencia más robusta para llegar a la conclusión de que una variante genética del virus SARS-CoV-2 es más transmisible o más virulenta, es decir, más agresiva, aseguró ayer Hugo López-Gatell, subsecretario de Prevención y Promoción de la Salud.
“Lo que tenemos hasta ahorita para cualquiera de las variantes no es suficiente para concluir de manera contundente que éstas van a provocar una epidemia sustancialmente diferente”, indicó en conferencia vespertina.
“Desde luego lo que más preocuparía sería que se volviera más transmisible o virulenta o bien que las vacunas y por tanto las personas vacunadas ya no respondieran al efecto protector de las dosis, pero no es el caso”.
Afirmó que no hay datos claros y contundentes de que estas cepas derivarán en una epidemia más grande y peligrosa.
Sobre el caso de India, la cual tiene una curva epidémica acelerada, dijo que esto no se relaciona con la nueva variante identificada en ese país.
“Eso sería perder de vista, las condiciones sociales del sistema de salud; de la densidad poblacional, de los comportamientos; de las congregaciones en el espacio público; no todo lo explica la genética del virus”.
Por lo que el que haya aparecido en México la cepa B.1.617 no cambia la perspectiva del riesgo de la epidemia en general y lo que ocurre en el País, reiteró.
El domingo, autoridades de San Luis Potosí informaron que detectaron la variación en una persona que reside en la capital estatal.