Natalia Vitela
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Delante de una reapertura anticipada de escuelas privadas para ofrecer clases presenciales no habrá sanciones ni cierres de centros escolares, sin embargo, se corre el riesgo de que en éstos se registren brotes, advirtió Ruy López Ridaura, titular del Cenaprece.

“En general, no hay una política de sanción hacia el cierre de escuelas, pero sí de trabajo colaborativo para que esa apertura en su momento se haga de manera ordenada y siguiendo los protocolos de seguridad que se han establecido”, indicó.

Indicó que ante la aparición de brotes, el centro escolar tendría que ser cerrado.

Comentó que desde hace varias semanas, la Secretaría de Salud trabaja en colaboración con las autoridades de la SEP en la verificación de los lineamientos para la reapertura de escuelas en general.

Aseguró que es prioridad de todos el poder abrir pronto el sector educativo, pero la invitación tanto a escuelas públicas como privadas es apegarse a las indicaciones de la SEP y a la apertura de escuelas en semáforo verde.

Grupo REFORMA publicó que a pesar de la pandemia de Covid-19 y sin el aval de la SEP, la Asociación Nacional de Escuelas Particulares lanzó un llamado para retomar clases presenciales a partir del 1 de marzo.

La agrupación, que representa legalmente a colegios privados y que aglutina a directivos, manifestó su intención de que las instituciones reinicien actividades el próximo lunes.

Para ello, Alfredo Villar, presidente de la Asociación, demandó el apoyo de la SEP, gobernadores y secretarías de educación estatales.

Hasta el momento, la dependencia federal ha mantenido la posición de que la reapertura de colegios será gradual y conforme al semáforo de cada entidad.

La agrupación afirmó que en los colegios se tomarán todas las precauciones de sanidad, de acuerdo con los protocolos oficiales.