Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Ante las críticas por no firmar la declaración del Grupo de Lima contra Venezuela, el Presidente Andrés Manuel López Obrador insistió en que México no va inmiscuirse en problemas de otros países.
El Mandatario insistió en que el artículo 89 de la Constitución deja claro el principio de no intervención, por lo que únicamente está atendiendo la Carta Magna, lo que no se hizo, acusó, en administraciones pasadas.
“No podemos estarnos inmiscuyendo, metiéndonos en la vida interna de otro país, porque nosotros no queremos que nadie, ningún gobierno extranjero intervenga en los asuntos que sólo corresponden a los mexicanos. Es un principio de política exterior establecido en la Constitución”, argumentó.
México fue el único país del Grupo de Lima –conformado por 14 naciones– que se abstuvo de firmar un documento para pedir al Presidente venezolano Nicolás Maduro que no asuma un segundo mandato, por considerar ilegítima la elección del pasado 20 de mayo.
López Obrador afirmó que la decisión le fue consultada, y dijo estar contento porque se regresó a la política exterior que lo dio al país “un lugar en el mundo”.
“Nosotros apostamos a la no intervención. Recientemente hay diferencias en Estados Unidos, hay confrontación política, que es lo más normal en las democracias, y no opinamos de eso porque no nos corresponde”, apuntó.