Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- El Presidente Andrés Manuel López Obrador afirmó ayer que transferir la Guardia Nacional a la Secretaría de Defensa Nacional (Sedena) no busca militarizar la seguridad pública, sino «vigilar» que dicha institución se corrompa, como sucedió con la Policía Federal.
«El propósito no es militarizar o ir a autoritarismo, sino cuidar, con la vigilancia de la Secretaría de la Defensa, el crecimiento sano de la que debe ser la principal institución de seguridad pública del País», señaló.
Al rendir su Cuarto Informe de Gobierno en Palacio Nacional, el Mandatario abundó que su polémica propuesta -que se contrapone a la Constitución -también busca que la fuerza de seguridad mantenga su disciplina y profesionalismo.