Renata Tarragona
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-Los volúmenes de las principales embotelladoras del País no se verán afectados por el alza de 6.9 por ciento en el Impuesto sobre Producción y Servicios (IEPS) a bebidas saborizadas este año, estimaron especialistas.
La Secretaría de Hacienda actualizó la cuota, que entró en vigor el primero de enero, de 1.30 a 1.39 pesos por litro.
«Si bien el Gobierno ha argumentado que el impuesto a bebidas saborizadas es para disminuir el consumo de productos nocivos para la salud, los resultados de las refresqueras no concuerdan con ello», señala Intercam Grupo Financiero.
Además, por la pandemia las emisoras tuvieron caídas en sus volúmenes consolidados ante nuevos hábitos de consumo, explicó.
«En este contexto, el sector de bebidas enfrenta posibles retos que podrían impactar sus volúmenes de venta, mientras que la aplicación del IEPS no es una manera eficiente de disminuir el consumo de las bebidas saborizadas», enfatizó.
En contraste, apuntó, la aplicación de dicho impuesto repercutirá en los consumidores de menores ingresos, debido a que los aumentos en los costos de los productos se transfieren al consumidor final.
La aplicación y actualización del IEPS a bebidas saborizadas busca desalentar el consumo de éstas, por ser consideradas dañinas, pero ha resultado en una manera eficiente para recaudar ingresos.
Para este año se estima que el fisco recaude 32 mil 950 millones de pesos por este concepto.
Los factores con mayor incidencia sobre los volúmenes de venta para compañías públicas como Arca Continental (AC) y Coca-Cola Femsa (KOF) son el crecimiento económico marginal y condiciones climáticas desfavorables, pues desincentivan el consumo.
«No esperamos que los volúmenes de empresas como AC y KOF sean afectados por la actualización del impuesto especial.
«Si bien el entorno macroeconómico y de salud ha desencadenado cambios en los hábitos de los consumidores, es importante resaltar que esperamos un año positivo para ambas empresas», concluyó el Grupo.
La tendencia de recuperación, luego de los efectos negativos derivados de la pandemia, es el motivo por el cual se prevé un desempeño favorable para las compañías este 2022, mientras que con estrategias de precios y coberturas en costos de materias primas se protegerán los ingresos y márgenes de rentabilidad frente al entorno inflacionario.

¡Participa con tu opinión!