Antonio Baranda y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Gobierno federal no hará uso del Padrón Nacional de Usuarios de Telefonía Móvil (Panaut) para espiar a la ciudadanía, aseguró ayer el Presidente López Obrador.
Reconoció que hay preocupación por la obligatoriedad de aportar datos personales y biométricos a los concesionarios para conservar la línea, pero pidió tener confianza.
“No quieren dar información porque piensan que el Estado va a invadir lo que tiene que ver con la libertad y lo individual. Nosotros no vamos nunca a llevar a cabo acciones de espionaje en contra de nadie”, prometió.
“También que se informen de que en trámites que se hacen ya se solicitan estos datos. Pero es muy legítima esa preocupación”.
Sobre el Panaut aprobado en el Senado, López Obrador dijo que no es vender “cacahuates”, sino “tarjetas” de se pueden utilizar para cometer extorsiones, secuestros u otros ilícitos.