Benito Jiménez y Claudia Guerrero
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.-El Presidente Andrés Manuel López Obrador aseveró ayer que no «pasará nada» con el reclamo de Estados Unidos, que acusa que la política energética de la Cuarta Transformación viola cuatro artículos del Tratado de Comercio entre México, EU y Canadá (T-MEC) al negar el acceso al mercado mexicano a empresas privadas y dar preferencia a Pemex y CFE.
Al abordar el tema, señaló que sus opositores se frotan las manos con el reclamo de Estados Unidos y respondió proyectando en el Salón de Tesorería una canción de Chico Che: «Uy, qué miedo».
«No va a pasar nada, pero ya se están frotando las manos hablando de que ahora sí. Igual de cómo supuestamente me recibieron en la Casa Blanca», indicó.
«Vamos a terminar con eso de que nos van a llamar a cuentas para que expliquemos la política energética de nuestro País; nos tiene muy preocupados, a ver si consigues a mi paisano Chico Che y ponemos ‘Uy, qué miedo’, y la ponemos».
El Presidente aseguró además que su Gobierno no está violando el tratado comercial.
«Ahora que empezaron con esto, le mandé un texto, una consulta a Jesús Seade, que fue el que nos representó en la negociación y ahí tengo la respuesta, no hay ninguna violación al tratado», garantizó.
López Obrador indicó después que se recibirá y analizará la propuesta estadounidense, bajo la dirección de la Secretaría de Economía.
«Todo lo que estamos haciendo en materia energética es de conformidad con la Constitución, con nuestras leyes, les molestó muchísimo lo de la ley eléctrica, sobre todo la resolución de la Corte», aseveró.
Sin embargo, tras la conferencia mañanera recibió a la Secretaria de Economía, Tatiana Clouthier, en Palacio Nacional.
Un comunicado de la dependencia indicó que, en las consultas de EU con México por su política energética, ambos países tienen un período de 75 días para revisar las diferencias.
En la rueda de prensa en Palacio Nacional, el Presidente criticó a REFORMA, Carmen Aristegui y Denise Dresser, por abordar el tema desde la controversia.
«No ayer, desde antier, ya están hablando de que ahora sí, como celebrando que nos sancionen por nuestra política energética. Bueno, son más conservadores, están más a la derecha, aunque parezca increíble», consideró.
El Mandatario recordó que cuando el Gobierno de Enrique Peña Nieto negociaba el T-MEC, él -entonces Presidente electo- rechazó un apartado al considerar que violaba la soberanía de México en materia energética.
El apartado, señaló, ya había sido aceptado por Ildefonso Guajardo, entonces Secretario de Economía.
«Dijimos no. Me habló dos veces Peña muy preocupado: ‘es que se van a romper las negociaciones’ (…) Le dije ‘no, no’, ¿cómo vamos a comprometer nuestra soberanía? Y se rompieron las pláticas», narró.
«Al final, porque nadie quería informarle a (Donald) Trump de lo que estaba pasando, y decidieron avisarle, y Trump dijo ‘¿qué quieren en México?’ Y nosotros redactamos el capítulo y fueron dos párrafos que tiene que ver con el dominio de la nación sobre nuestra política energética. Y siguió la negociación y no pasó nada».