Érika Hernández
Agencia Reforma

CIUDAD DE MÉXICO.- Frente a las críticas por los resultados electorales, el líder nacional del PAN, Marko Cortés, advirtió que no renunciará a su cargo.
En entrevista, el dirigente recordó a quienes piden su cabeza que su gestión concluye hasta octubre, y el método de elección lo definirá la comisión encargada de convocar al proceso interno.
En respuesta a los ex Gobernadores que le exigieron otra estrategia para enfrentar la nueva realidad política, afirmó que es «absolutamente necesario» un cambio de rumbo, un análisis de qué fue lo que sucedió en el proceso electoral, qué se hizo o se dejó de hacer, y por qué el mensaje del partido no llegó a los ciudadanos.
Incluso, dijo, se tiene que valorar si los candidatos, a todos los cargos, que se colocaron fueron los correctos.
Esa reflexión, anunció, comenzará la próxima semana que se reúna la Comisión Permanente del partido, la cual convocará de inmediato al Consejo Nacional para hacer una autocrítica sobre las elecciones a la Presidencia, Congreso y estados y corregir el rumbo.
Consideró que deben crearse mesas de trabajo sobre cómo debe mejorar el partido.
«Se tiene que analizar cómo presentarse nuevamente ante la sociedad porque seguimos siendo la primer fuerza de Oposición en México», dijo.

¿Ese cambio pasa por su renuncia?
No, los tiempos del partido están muy claros. Pasado el proceso electoral se convoca a la renovación de la presidencia nacional. Hay quienes deciden abandonar el barco cuando está en condiciones difíciles y no es mi caso. Lo que haré es concluir bien este proceso de impugnaciones. Mi periodo termina claramente en octubre.
Así, Cortés estaría un mes como dirigente del PAN y como senador.
Ante la exigencia de ex Gobernadores panistas de no adelantar la renovación de la dirigencia en acuerdos con los «padroneros» –líderes estatales señalados de manipular los padrones de militantes para favorecer a candidatos–, Cortés aclaró que el método será el que dicte la norma interna.
Lo único que está a su alcance, dijo, es impulsar que la comisión a cargo del proceso interno será «gente sumamente respetada».
Al hacer una autocrítica, el líder panista afirmó que los spots no generaron empatía, no se trabajó en equipo entre las candidaturas de todos los niveles para impulsar a Xóchitl Gálvez y no se logró trasmitir el mensaje de que la candidata presidencial era de la sociedad, no del «PRIAN».
«Algo que sin duda costó, porque ella no era la candidata del PRIAN, ella fue la candidata que la sociedad», indicó.

¿Por qué le molestó que Xóchitl felicitara a Sheinbaum?
«Porque tú felicitas a alguien que te gana a la buena, de forma legal, no cuando vives una elección de Estado, plagada completamente de trampas, del uso del aparato gubernamental, donde el Presidente un día sí y otro también intervino, donde hubo despliegue de recursos brutal, desde antes del proceso, uso de los siervos de la Nación, marcado por la violencia. No hubo piso parejo».
En respuesta a Max Cortázar, coordinador de campaña de Gálvez, quien le exigió explicar cómo distribuyó el presupuesto para la campaña, Cortés aseguró que el PAN depositó más recursos que los pactados en el convenio.
«Lo que debería de analizar (Cortázar) es el resultado de la comunicación de la campaña, no generaba sinergia o empatía con la sociedad», añadió.
Por ello, recalcó, antes de exigir renunciar, cada quien debería reconocer su responsabilidad en el proceso.